Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
El porqué de la crisis venezolana. Luis Pazos

La inflación y la devaluación que sufren actualmente los venezolanos, de las más altas del mundo, son parecidas a las vividas en México en la década de los 80. La inflación mexicana anualizada llegó al 117% en marzo de 1983. Esa inflación de tres dígitos fue debida a un déficit presupuestal gubernamental del 15.8% del PIB en 1982.

La inflación fue exacerbada por controles de precios que produjeron escasez y mercado negro. El control de cambios en esos años generó especulación, dificultad para adquirir dólares y una mayor devaluación. Un aumento por decreto del 30% a los salarios con el Presidente López Portillo coadyuvó al aumento de los precios.

Lo que pasó en México hace 30 años, sucede actualmente en la economía de Venezuela. El gasto público creciente, desordenado y populista del gobierno venezolano llevó a un déficit del 15% del Producto Interno Bruto, 8 puntos del cual se financió con emisión de dinero. El aumento del circulante es la causa principal del aumento general de precios.

A marzo de este año, según datos del Banco Central de Venezuela, los precios anualizados aumentaron en un 59% y la canasta de alimentos un 79.2%. La mayoría de los productos básicos racionados y con precios controlados, presentan una inflación oficial por debajo de la real, la que sube más con el control de precios. El venezolano humilde y de clase media pierde horas en largas filas para comprar papel higiénico, leche y medicamentos, o los compra más caros en el mercado negro.

Para compensar la inflación, el gobierno de Maduro decretó, a partir de mayo, un incremento de los salarios del 30% a empleados públicos y privados. Ese aumento implica una mayor emisión monetaria para enfrentar el pago de mayores salarios nominales a los empleados del gobierno, pues los reales seguirán bajando. La carrera precios-salarios, siempre la ganan los precios si no se frenan las causas estructurales de la inflación.

La crisis venezolana no es causada por complots internacionales ni por la oposición, sino por políticas económicas equivocadas, cuyos resultados inflacionarios y devaluatorios se dan en México, Venezuela o cualquier otro país que aplique esas políticas.

LUIS PAZOS | Profesor de Economía Política

@luispazos1
lpazos@prodigy.net.mx