Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
El precio de la dependencia. José Toro Hardy

Nos hemos transformado en el primer comprador de gasolina de EEUU en toda Suramérica
Venezuela es hoy en día mucho más dependiente del petróleo que nunca. De hecho, somos mucho más dependientes, ya no del producto, sino del precio del mismo en los mercados internacionales.

La mala noticia es que hoy en día nuestra producción de petróleo está bajando y su precio también. Revisemos algunas cifras:

Según el gobierno venezolano nuestra producción alcanza a 2,8 millones de barriles diarios. Esa cifra no luce fiable.

En el Oil Market Report (www. opec.org) correspondiente al mes de junio -pág. 45- la OPEP afirma que la producción venezolana en mayo habría alcanzado 2.364.000 barriles diarios. Dice el gobierno que la diferencia entre sus propias cifras y las de la OPEP, se debe a que esta última no incluye la producción de la Faja del Orinoco.

Para resolver la duda podemos recurrir a otra fuente de gran importancia. Me refiero a las cifras publicadas por la Agencia Internacional de la Energía (http://omrpublic.iea.org). En la pág. 19 del Oil Market Report correspondiente al mes de mayo, figura que la producción de Venezuela alcanza a 2.490.000 barriles por día, agregando que tal cifra incluye la producción en la Faja de Orinoco de “crudos extrapesados mejorados estimados en 385.000 b/d para el mes de mayo”.

Para colmo, como antes se dijo, los precios petroleros tienden a bajar porque la desaceleración de la economía mundial está provocando una caída en la demanda debido a:

a) La crisis en Europa; b) La desaceleración de la economía en China, en la India y en Brasil; c) La anémi- ca recuperación de la economía de EEUU; d) Los altos niveles de reservas petroleras estratégicas en EEUU; y e) La acción de los mercados a futuro que apuestan a la baja de los precios petroleros.

Nuestra dependencia con respecto al petróleo adquiere visos de mayor gravedad porque el 96% de nuestros ingresos totales en divisas provienen de este producto. A los actuales niveles de precios el modelo político populista actual deja de ser viable. Por eso vemos que el gobierno se está endeudando aceleradamente. La deuda pública total pronto se ubicará en torno a los 150.000 millones de dólares.

Después de haber destrozado nuestro aparato productivo a lo largo del actual gobierno socialista, nos encontramos con que más de 170.000 empresas -según Fedecámaras- han cerrado sus puertas y que una enorme extensión de tierras cultivables expropiadas han pasado a ser improductivas en manos del Estado.

Ya no contamos con los dólares necesarios para importar los alimentos que antes producíamos, ni las demás cosas que producían todas aquellas industrias que antes teníamos.

Como si todo lo anterior fuera poco, ya no somos capaces ni tan siquiera de producir la gasolina que consumimos. Nos hemos transformado en el primer comprador de gasolina de EEUU en toda Suramérica. Estamos comprando gasolina a precios internacionales para venderla a precios subsidiados en el país. Todo esto -que no es más que el resultado de la aberrante incapacidad gubernamental- pretenden resolverlo acusando a los zulianos y tachirenses de contrabandistas e imponiéndoles un racionamiento de gasolina mediante un chip. Los verdaderos contrabandistas sacan las gandolas desde Bajo Grande y pasan la frontera amparados por las autoridades. Hay que controlar a esas gandolas con GPS

Pero la lista de agravios no termina allí. Tenemos una Pdvsa destrozada y endeudada a más no poder, que no sólo tiene que pagar su propia y grosera deuda, sino además la que contrata de manera ilegal el gobierno a través del Fondo Chino.

¿Qué esperará este gobierno para replantearse los envíos de petróleo a Cuba, a Nicaragua y los demás a los que se les regala?: La mitad de la factura la pagan a 25 años con 2 años de gracia y 1% de interés (cuyo valor equivale a cero, o sea, que se regala) y la otra mitad la pagan con trueque perjudicando severamente a nuestros productores que no pueden competir. ¿Por qué en lugar de café venezolano, nos obligan a tomar café nicaragüense y caraotas de otras partes? ¿Por qué ahora tenemos que importar azúcar y arroz? ¿Por qué si antes nos autoabastecíamos de carne ahora tenemos que importar la mitad de lo que consumimos? ¿Por qué tenemos que importar el 70% de los alimentos que consumimos?.

A pesar de la abusiva campaña televisada que intenta lavarle el cerebro los venezolanos, este gobierno está reproduciendo aceleradamente el inmenso fracaso que el socialismo dejó en todos los lugares donde llegó a existir. ¡Ya basta!

pepetoroh@gmial.com @josetorohardy

JOSÉ TORO HARDY | EL UNIVERSAL
martes 24 de julio de 2012 12:00 AM