Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
El Régimen en su Laberinto (Parte I) Política e Ideología

En el inicio del siglo XXI nuestros gobernantes se han colocado a espalda de la realidad histórica del siglo XX.

Política e Ideología

Por: Eddo Polesel

Parecen ignorar que dentro de ese siglo nacieron y murieron tanto el modelo nazifacista como el marxista. En 1945 quedó borrado el modelo fascista que había surgido, en 1922, primero en Italia con Mussolini como líder; movimiento político que fue seguido por el nacional- socialismo de Hitler; ambos surgidos a consecuencia de los desajustes que emergieron en los países europeos finalizada la Primera Guerra Mundial, los cuales se convirtieron en caldo de cultivo de pro- fundas conmociones sociales, agitadas por movimientos anarquistas y de izquierda, que hicieron nacer esa tercera corriente ideológica, de extrema derecha, que se presento como salvadora de la situación: corriente nueva, que recibió apoyo de importantes grupos económicos, de sectores sociales y de la gente en general que se sentían amenazados por los disturbios que se generaban en forma incontrolada que conducir a la anarquía. Regímenes, que terminaron por estrangular los incipientes sistemas políticos sustituyéndolos con un autoritarismo que se transformó en dictaduras que suprimieron las libertades políticas, controlaron las economías por medio de regulaciones coercitivas propias del Capitalismo de Estado; cercenaron las libertades individuales y sociales, introduciendo el racismo para imponer la supremacía de la raza aria, estimulando la intolerancia, la xenofobia y la exclusión de las fuerzas sociales de extracción liberal, todo lo cual generó una confrontaciones, internas y con los sistemas políticos de otros países basados en la libertad y en la convivencia pacifica.

El surgimiento de ese fenómeno político alarmó tanto a las democracias occidentales lidera- das por Inglaterra impulsada por un líder político incomprendido como lo fue Churchill y sucesi- vamente por los Estados Unidos; como también al naciente imperios marxista Soviético al punto que –aún cuando representabas modelos políticos y sociales opuestos- se aliaron para combatir al enemigo común porque era una amenaza tanto para la convivencia pacifica entre naciones demo- cráticas como también representaba un peligro para la Unión Soviética por el expansionismo del Tercer Reich hacia los países del este europeo; peligro, que se hizo grave a consecuencia de las estruendosas victorias con las “Guerras Lampo” de 1941 en Europa del potentes ejercito de Hitler que obligó a los Estados Unidos decidieron, frente al ataque de Pearl Harbour de 1941, a entrar en guerra al lado de Inglaterra para bloquear y luego vencer al “Pacto de Acero” formado por Alema- nia, Italia y Japón, luchando con todos los medios y en todos los frentes. Es importante señalar que en 1940 los Estados Unidos, frente al peligro nazista, pusieron en marcha un multimillonario Plan denominado “Prestamos y Arriendo” -que terminó en regalo- para suministrar ayudas y pertrechos bélicos primero a Inglaterra que corría el peligro de invasión y a la Unión Soviética, proporcinan- doles equipamiento industrial para potenciar al ejercito rojo; ayudas que resultaron indispensables para hacer frente al poderío de la Alemania, sin las cuales no hubiera sido posible la victoria que se inició con la debacle en 1943 del Tercer Reich con la caída de Stalingrado, y en 1944 con el desem- barco en Normandía por los aliados. La definitiva rendición incondicional llegó, inexorablemente, el 8 de mayo 1945. Conflicto, considerado el más sangriento de la historia, que se tradujo en una tragedia para la humanidad, como lo fue el holocausto y 60 millones de muertos, entre civiles y mi-litares, a los cuales hay que agregar los centenares de miles por las “Purgas” Stalinistas (1930-39) en la Unión Soviética de los adversarios del régimen; victoria sobre el eje que dejo abierta la diferencia conceptual entre los dos bloques. Fue otra vez Churchill que, en 1946 alertó que se estaba levantando, entre los dos bloques, un “Telón de Hierro” que fue el preludio de la Guerra Fría y del Muro de Berlín construido por el régimen soviético para frenar la salida de la gente hacia el Oeste y reducir las infiltraciones de ideas adversas al régimen comunista.

A los fines de tener una mayor comprensión de lo que pasó, debemos recordar que a pocos mese de terminar la guerra, hubo un hecho de significación histórica como lo ha sido -por sus repercusiones en el mundo- el Tratado de Yalta, celebrado en febrero de 1945 entre los Tres Grandes: Stalin, Roosevelt y Churchill, con el cual crearon el denominado “Nuevo Orden Mundial” que, en la práctica, significó la repartición de las zonas de influencia entre el bloque occidental y la Unión Soviética. Terminada la guerra, eliminado el peligro del enemigo común, se pone en eviden- cia –con creciente intensidad- las diferencias y la confrontación entre los dos bloques porque repre- sentaban dos modelo de sociedad y de vida distintos e incompatibles que originó la denominada “Guerra Fría”; periodo, de más de 40 años (1947-91) dentro del cual, del lado occidental los países, ayudados inicialmente por el Plan Marshall, puesto en práctica por Estados Unidos, y sucesivamen- te con sus esfuerzos y sacrificios, facilitados por la adopción de la economía de mercado, superaron las dificultades y prosperaron en libertad; por la otra, los países bajo la dominación Soviética, algunos fueron obligados a suministrar al Poder Central productos industriales a precios impuestos sin beneficios para ellos; otros, condenados a vivir dentro de un régimen que lo privaban del elemento esencial para desarrollarse como es la libertad, quedaron rezagados del mundo occidental.

En 1989, termina el ciclo histórico y se produce otro efecto como lo fue el derrumbamiento del muro de Berlín, no con una victoria militar, sino por la implosión del Imperio Soviético que se generó por el fracaso del régimen comunista que, victorioso en la guerra, fue incapaz de crear el mundo de igualdades, de bienestar y de progreso que había prometido a las poblaciones de los países que mantenía subyugados y en un estado de guerra ideológica con occidente. En efecto, los países del bloque occidental, no necesitaron de una guerra para enfrentarse al oponente ideológico soviético ya que el derrumbamiento ocurrió a consecuencia de un proceso de crecimiento de sus economías y del bienestar que generaba para la gente el cual, con sus tropiezos, ha sido el resorte que puso al descubierto a los pueblos oprimidos del imperio soviético, las realidades de la sociedad del mundo occidental; debilitamiento, del bloque comunista que se produjo en la medida en que la revolución de las comunicaciones perforaba el muro originando progresivamente el descongela- miento de la guerra fría y la gente, condenadas a vivir detrás del muro de Berlín en la pobreza, se dio cuenta de la diferencia entre los dos sistemas: es decir, libertad con progreso por un lado; por el otro, sin libertad y sin progreso. La Cuba-castrista, no es un ejemplo a tomar ya que, en ese caso, jugó a favor de Castro -pero en contra del pueblo cubano- la guerra fría entre los dos bloques y lue- go, decisiones de políticas internacionales que deben ser analizadas dentro de su contexto.

Hoy el país, a casi veinte años de ese hecho histórico que abrió a los oprimidos la vía difícil, complicada pero posible de desarrollarse en libertad se pretende aplicar ideologías que han sido funestas para la humanidad pretendiendo imponer en Venezuela el modelo Castro-comunista -hijo legítimo del comunismo de la ex Unión Soviética, con una mezcla de fascismo y de Capitalismo de Estado, bajo una vaga denominación de que se trata de adoptar el socialismo del siglo XXI, modelo político, que no está contemplado en la Constitución; al respecto, cabe preguntarse que si uno de los poderes del Estado, el Gobierno, con la complicidad de los otros Poderes viola la Constitución que se puede esperar de los gobernados? Proceso de cambios revolucionario que, de concretarse, estaría dirigidos a imponer la colectivización del país lo cual iría en dirección contraria de los cambios que se produjeron desde la caída del muro de Berlín en 1989 y que se dieron incluso en los países que, en función del tratado de Yalta quedaron por más de 40 años bajo el yugo del poder soviético lo cuales, una vez liberados de esa camisa de fuerza, trasformaron a los partidos comunistas y se occi- dentalizaron; es decir, aceptando el modelo de la economía de mercado; adoptaron el pluralismo político, la alterabilidad en el poder; restituyeron el derecho a la propiedad y los derechos individua-les, como ancla fundamental de la democracia; fue así como, los países del este europeo –una vez libres de tomar sus decisiones- no resolvieron alinearse con la nueva Federación Rusa- sino que decidieron formar parte de la Unión Europea, modernizando sus legislaciones para incorporase al progreso que le fue negado por el régimen comunista; en fin, con muchos esfuerzos y algunos tropiezos por el retraso causado por el largo periodo que estuvieron subyugados, mientras los demás países progresaban y en libertad, se han ido incorporando a las democracias occidentales.

La pretensión de retrotraernos al comunismo con una mezcla explosiva de fascimo es el laberinto en que se encuentra el régimen que nos gobierna lo cual esta causando altísimos costos en vidas humanas, económicos y sociales por el retraso al cual nos condenan porque nos esta marginando de los cambios que se están generando en el mundo desarrollado, lo cual lo paga la gente porque el futuro está incierto; con mayor carga a los que menos tienen a pesar de las astronómicas erogaciones mal administradas e ineficaces porque no están dirigidas a corregir las causas sino sólo a paliar los efectos que generan los problemas sociales que este Gobierno heredo y que multiplicó con sus decisiones políticas; demostrando –además- una increíble capacidad de repetir, no uno, sino todos los errores y horrores cometidos por la Cuarta, desechando experiencias positivas por perseguir, obcecadamente, un derrotero equivocado con una ideología fracasada; causas, efectos y comportamiento que serán materias de la próxima entrega.