Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
El socialismo chavista

02/07/09

Por: Orlando Ochoa

Al final, será la boliburguesía fascista la que moldeará al hombre nuevo rico

El proyecto de ley de propiedad social aspira a establecer las bases de una economía socialista, bajo un interconectado sistema de organización política y económica comunal que debilita a los municipios y gobernaciones (y está fuera de la Constitución). Según el primer plan socialista 2007-2012, la nueva economía socialista incluyendo empresas estatales, viejas y en vías de nacionalización, debe crecer y cambiar las relaciones sociales de producción, mientras la actividad económica privada debe declinar, hasta llegar a un punto de irrelevancia, o simple complementariedad a las principales actividades de empresas socialistas, estatales y comunales.

La economía actual tiene grandes distorsiones por inflación anual de 30%, sobrevaluación cambiaria cercana al 100%, diferencial con el tipo de cambio paralelo de más de 200%, politización y colapso de empresas estatales, generalizada especulación financiera, cambiaria y corrupción, contrabando de combustible, oro, aluminio y alimentos básicos (para aprovechar enormes ganancias derivadas del control cambiario y de precios) y esto no le dice nada a Jorge Giordani, Jesús Faría y otros ideólogos del socialismo-marxista-chavista del siglo XXI. Los perversos incentivos que se derivan de la economía de la especulación, la corrupción y la traición de los intereses nacionales (negocios de petróleo y minerales para el enriquecimiento cívico-militar) no perturban sus sueños comunales. Según ellos el hombre nuevo surgirá a pesar de estos incentivos al rentismo y al robo, los cuales benefician a la egoísta y codiciosa cúpula en el entorno presidencial, abocada a la explotación sistemática de estas distorsiones con testaferros, operadores empresariales y financieros. Al final, será la boliburguesía fascista la que moldeará al hombre nuevo rico.

Conceptualmente, tampoco comprenden los ideólogos que el funcionamiento de los mercados, abiertos o negros, crean los incentivos que motivan a los hombres en economías capitalistas o socialistas. Mientras las primeras, aún con serias fallas, logran acumular conocimiento, capital y riqueza, las últimas acumulan poder político autoritario hasta el delirio, en quienes se autodesignan jefes de la clase proletaria, sin contrabalance de poderes públicos y en medio de la miseria.

orlandoochoa@hotmail.com

www.pensarenvenezuela.org.ve