Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
“El teniente de San Porfirio”. José Ramón Acosta
Hoy no voy a hablar de economía, hoy voy a hablar de literatura.
Acabo de leer la novela de Joel Hirst, publicada en Buenos Aires por la Editorial Grito Sagrado, en abril de este año y nadie aquí en Venezuela sabe de qué trata, algunos ni siquiera se enteraron que existe una novela sobre La Revolución Bolivariana. Siempre pasa lo mismo, todo el mundo lee Las Venas Abiertas de América Latina pero nadie sabe ni siquiera que existe Del Buen Salvaje al Buen Revolucionario de Carlos Rangel. Se agota 50 Sombras de Grey pero sobre La Rebelión de Atlas, de Ayn Rand, se dice que es una novela muy larga.En mi opinión, El teniente de San Porfirio es un libro que usted no debe dejar de leer, no espere a que saquen una película, porque aunque es una excelente novela muy bien escrita y el tema es perfecto para la adaptación cinematográfica, no veo a la “Villa del Cine” otorgando los dólares para hacerla. Tampoco le voy a decir de qué trata el argumento, va a tener que leerla.

Sólo le voy a anticipar que: en su comienzo, no le va a gustar y por eso mismo tiene que leerla, yo me sentí cómo cuando uno va a ver a un cómico, no a un comediante, sino a un cómico y los chistes son sobre uno. Uno sabe que tiene razón, uno sabe que la cosa es así, todos se ríen, pero a uno no le causa gracia porque el chiste es sobre uno mismo.

“El Teniente” es una novela sobre una revolución en un país latinoamericano. Para el lector venezolano es muy fácil deducir que “San Porfirio” es “Caracas” y que el “Comandante” de la novela es… bueno, no le voy a contar todo.

Una vez comenzada la lectura surge la pregunta, ¿por qué una novela que retrata la realidad venezolana actual no fue escrita por un venezolano un argentino u otro latinoamericano? Bueno yo creo que la respuesta es muy simple: porque para escribir la realidad nacional se requiere de cierta distancia, nosotros estamos claros que nuestra realidad da para una telenovela, de hecho ahora se dice que, una telenovela, tuvo la culpa de todo lo que actualmente está pasando. La realidad venezolana da para una novela, su adaptación a la televisión, la secuela y una ópera de Puccini. Pero los venezolanos no la podemos fabular, no por falta de talento, que aquí hay de sobra, sino porque esta realidad está muy fresca, nos duele, es muy reciente. Hirst por ser norteamericano pudo tomar distancia y retratar la realidad del país desde el punto de vista de cuatro personajes que entretejen una historia que, aun creyendo que se conoce el final, resulta sorprendente.
Pero “El Teniente” no es una novela triste, tampoco es pesimista, si lo fuera no sería sobre venezolanos, es una novela donde a pesar de las dificultades no faltan situaciones donde se bromea y se ríe. “El Teniente” es una novela feliz, es la narración de una fiesta.

Si usted es revolucionario, no se puede perder una novela, escrita por un gringo ex empleado de la embajada, sobre el comandante. Si usted es opositor, no puede pasar por alto recordar la luchas estudiantiles que tanta esperanza le han traído, si usted vive en un barrio, el barrio sale retratado, si usted vive en una urbanización reconocerá sus calles en la novela, incluso si es del interior del país, sonreirá con las descripciones. Si usted,  es, por otro lado, argentino, “El teniente” es una novela de ciencia ficción, futurista, porque en Venezuela llevamos 14 años de chavismo y en Argentina llevan 10 años de kirchnerismo. Argentina va hacia Venezuela cómo Venezuela va hacia Cuba.

La novela es sobre nosotros, pero no fue escrita para nosotros, de hecho lo que yo leí en realidad fue, la traducción al español de Luis Kofman de The Lieutenant of San Porfirio, una novela escrita en inglés, para que las audiencias norteamericanas y europeas conocieran de primera mano la realidad de las revoluciones en Latinoamérica. Es decir escrita por un agudo observador que vivió en Venezuela antes y después de la llegada al poder del chavismo, en su lengua original, en inglés y de acuerdo con su forma de pensar. Sobradas razones para leerla, se tiene que saber que leen sobre nosotros en Europa y en los Estados Unidos, la venden en la librería de Cedice.

Finalmente una anécdota. En La novela, el protagonista se llama Juan Marco Machado. Es el típico militar de origen humilde que encontró en el ejército una forma de ascenso social. Claro Machado es un apellido Criollo. Ahora, si usted piensa en Machado cómo un apellido de la burguesía, a lo mejor es porque en este país alguien con un apellido tan común cómo Machado pudo hacer dinero y ahora Machado nos suena a bonito, a elegancia.

JOSÉ RAMÓN ACOSTA ― EL MUNDO
Jose.acosta@ucv.ve
@joseramonacosta