Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
El valle sin amos. Carlos H. Blohm

Nuestro continente (hasta el río Grande) ha sufrido de baja inversión por el irrespeto a la libertad y la propiedad, bases de la civilización moderna. Mitos de riqueza por tres siglos y un imperio estatista y autoritario. Luego de dos siglos de caudillismo autoritario con pocas excepciones como la Argentina de Alberdi y a la Venezuela de Páez. ¿Qué hizo que no tomáramos el camino del progreso mundial?

Como bien dice Luis José Oropeza, en su reciente obra genial “Valle sin amos” nuestros intelectuales y políticos sumados a la mayoría de empresarios dependientes del Estado hemos contribuido y a la vez sufrido en el marasmo por confiar en un Estado hipertrofiado. ¿Qué países han superado estas telarañas y han podido progresar?

Los aumentos en productos primarios fueron aprovechados por muchos países del continente gracias a reformas tendientes a lograr mayor libertad. Su crecimiento ha sido mayor al promedio mundial en la última década. ¿Cuáles han sido las excepciones?

Venezuela y Cuba se quedaron atrás. Nos enfrentamos a una altísima inflación con recesión sin precedentes. Las causan el déficit fiscal y la emisión monetaria sin control del banco central, además de continuas amenazas y controles excesivos a quienes podrían producir más. ¿Cuál es papel de los emprendedores en esta tormenta perfecta?

Nuestros emprendedores son pequeños en comparación aún a los de los países vecinos. Esquivan los escollos o se pliegan a la ubre estatal. Las empresas son parasíticas o casi insignificantes. ¿Cómo permitir que generen más prosperidad?

Liberar a empleadores funciona hasta en China, cada vez menos comunista (sin mencionar sus pocas libertades individuales). No hay casi inflación sin necesitar controles de precios. Hay respeto a la propiedad de los inversionistas y al mercado, y por lo tanto no hay escasez ni desempleo. ¿Surgirá acá un Deng Tsiao Ping que respete a los emprendedores? ¿Tendremos además un futuro republicano?

CARLOS H. BLOHM | NOTITARDE
@carlosblohm