Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Empatía, narrativas y política en América latina, por César Yegres

Una clase media en ascenso, superando paulatinamente los elevados niveles de pobreza de otrora. Un entorno macroeconómico sumamente estable -distante de brotes de inflación, endeudamiento y déficits fiscales- que trata de conseguir la ruta del crecimiento sostenido, basado en la diversificación productiva y la agregación de valor.  En la esfera política, una insatisfacción acentuada y creciente con la democracia y sus líderes.  

 

A grandes rasgos, es el perfil medio del país latinoamericano típico en la actualidad, con algunas excepciones claras, y otras no tanto. Esto es lo que encontraría la recordada Mafalda, del caricaturista argentino Quino, si en uno de sus ejercicios reflexivos frente al globo terráqueo cerrara los ojos y escogiera con su dedo alguna nación de esa región.  

 

Lo más probable es que en dicha nación acabara de realizarse o estuviera en la agenda cercana algún tipo de proceso comicial; en efecto, el calendario electoral de 2017 a 2018 muestra 10 elecciones presidenciales, 10 legislativas y 8 de mandatarios regionales en 13 países de la región (Latinobarometro, 2017). No obstante, tantos ejercicios del voto no son sinónimos directos de una democracia robusta. Muy al contrario, en una tendencia sumamente preocupante, el votante latinoamericano común está convencido que sus líderes políticos son unos mentirosos, corruptos e incapaces (y, esto es cierto en no pocos casos), lo cual conduce a dos caminos: por un lado, resignarse bajo la premisa que reza “esto no tiene solución” absteniéndose de votar o participar en cualquier actividad política y, por el otro, a creer en políticos emergentes, que se “venden” como algo novedoso, que critican al status quo, prometen cambios radicales y apelan a los más primitivos reflejos de nacionalismo. Ambas actitudes son terribles y atentan contra la solidez institucional y el consecuente progreso de las naciones. Parece un retroceso de 30 años, cuando se puso de moda la “antipolítica” en esta parte del mundo.  

 

l líder político que pretenda ser exitoso en la América latina actual debe ser capaz de ponerse en los zapatos del ciudadano, comprender su realidad cercana y construir una narrativa clara y coherente del país posible, sin atajos fáciles ni alternativas diferentes a la del trabajo, el ahorro y la inversión. Cualquier otra cosa, puede atentar peligrosamente contra los avances que los latinoamericanos hemos logrado desde la década de 1980´s.  

 

Artículo publicao en atlas.org.ar