Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
En 2 semanas se empieza. Domingo Fontiveros

El 8-10 el país tiene que organizarse para entrar, finalmente, en el siglo XXI

El próximo 7 de octubre culmina el proceso electoral y amanecerá el lunes conociéndose un resultado en votos que puede ser ampliamente favorable al candidato de la unidad democrática. Capriles ha demostrado tenacidad, coraje, fortaleza, equilibrio y astucia hasta el punto de haber superado con creces la imagen de ser apenas una nueva esperanza de cambio hace unos meses atrás para convertirse en lo que es hoy, el probable ganador de la contienda comicial.

En lo que sin duda ha sido, por parte del candidato, un despliegue personal de energía que pocos son capaces de desarrollar, también ha sido, por parte de la plataforma unitaria democrática, una demostración de disciplina y visión política que desbarató las intenciones y críticas divisionistas que desde afuera y desde dentro de la alianza trataron de pervertir el esfuerzo electoral.

En el escenario que planteo, se habrá logrado una avance sideral para la organización de una nueva República que mire al futuro con optimismo y sentido de convivencia, no con miedo y pugnacidad. Y ello por razones profundas que merecen ser destacadas.

Una es que las organizaciones democráticas son capaces de derrotar regímenes de orientación totalitaria en el marco de un sistema electoral en funcionamiento, que debe ser preservado y mejorado en todo caso. También son capaces de acordarse entre ellas, dejando atrás personalismos y partidismos en aras de un objetivo superior para la nación. Lo cual demuestra, de paso, que la institucionalidad pluralista, representada en este caso por la Mesa de la Unidad, es eficaz para resolver conflictos de intereses de manera pacífica y preservando la convivencia a pesar de las diferencias. En este respecto, se trata más del rescate de la democracia que de un candidato presidencial.

Otro aspecto resaltante es que además de inspiración y valores, un sistema político debe ser compatible con el mejoramiento material de la población, en forma sostenible y continua. El gobierno actual ha tenido 14 años y no ha logra- do que sus proclamados valores se vean materializados en magnitud apreciable, mientras los avances materiales han sido efímeros, arbitrarios y discontinuos. Un nuevo gobierno debe aprender de esta costosa lección para no colocar al país en situaciones semejantes.

Otra lección a mencionar es que el “discurso” es importante pero no es suficiente. En un mundo mediático el poder de la palabra es inmenso, aunque lejos de absoluto. Desde los tiempos de Abraham Lincoln, se ha reconocido que no se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo. Sin embargo, y dado que “al principio fue el Verbo”, la construcción de un nuevo camino demanda un discurso permanente que lo haga comprensible y viable, yendo de la mano con hechos concretos que apunten en la dirección correcta.

Por estas y otras razones, puede decirse que mientras el 7-10 marca un final electoral, marca sobre todo un nuevo comienzo. Muchas habilidades personales, profesionales y políticas serán requeridas para que las nuevas iniciativas apunten en sentidos compatibles y coherentes con las expectativas sociales y las exigencias del mundo contemporáneo. Si no me equivoco en mis apreciaciones, el 8-10 el país tiene que movilizarse para sostener el cambio y organizarse para entrar, finalmente, en el siglo XXI.

dfontiveros@cantv.net

DOMINGO FONTIVEROS | EL UNIVERSAL
domingo 23 de septiembre de 2012 12:00 AM