Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Enseñar a vivir. Carlos Raúl Hernandez

“Los primeros años de vida son decisivos para prevenir efectos irreversibles de la miseria”

Más allá de sus virtudes políticas o económicas, las sociedades democráticas son pedagógicas. Su mera fisiología enseña hábitos positivos. Desde niños, los ciudadanos aprenden a respetar la autoridad pero también a formar sus opiniones y practicar la libertad, pese a muchos maestros. Por sobre sus defectos la educación en ellas tiende a ser democrática porque ese es el ambiente que la circunda.

Al contrario, el autoritarismo insulta, inocula miedo a pensar y opinar, a no cuestionar las “verdades” del gobierno y ese paradigma forma personalidades de otro tipo. Se observa que en Venezuela muchos estudiantes universitarios consideren “normal” que los poderes Legislativo y Judicial cumplan órdenes del gobierno. Tenían seis años cuando comenzó la revolución.

La escuela y el ambiente democrático permiten a los ciudadanos adquirir las llamadas light skills o habilidades de la vida: lectura, matemáticas, expresión oral y escrita, razonamiento deductivo e inductivo, resolución de problemas prácticos, decidir entre opciones, responsabilidad, puntualidad, obtener conclusiones de la experiencia, mínimas aptitudes organizativas.

De allí se desarrollan cualidades más complejas: competir y colaborar en equipo, dirigir personas, manejar presupuestos y tecnologías, buscar y usar información, relacionarse con jefes y subordinados. El caos de la educación básica, la deserción estudiantil, la ranchificación de la Escuela y la pobreza de los maestros, lesionan la sociedad venezolana a largo plazo.

James Heckman, Nobel de Economía, dice que los primeros años son decisivos para prevenir efectos irreversibles de la miseria. Si el Estado fomenta el aprendizaje desde temprana edad en los sectores débiles, tiende a cerrar la brecha social: “… gran cantidad de investigaciones concluye que invertir en niños de los grupos más vulnerables mejora la productividad y, al mismo tiempo, reduce la inequidad social y económica…

(… ) Las intervenciones tempranas tienen un beneficio mucho mayor que las tardías, que se hacen para subsanar problemas surgidos en la infancia. Ejemplo son los programas de rehabilitación de convictos, subsidios gubernamentales y gastos en seguridad ciudadana por altos índices de delincuencia. El retorno económico de la intervención temprana es alto”.

Se sabe que las cárceles son escuelas de criminalidad. El aprendizaje para el trabajo en ellas, contribuye a que los exconvictos puedan desempeñar funciones útiles en su reinserción social cuando han cumplido condenas penitenciarias.

En los países exitosos de Latinoamérica, donde la preocupación social es sustantiva y no excusa para fines dolosos, se utilizan el deporte y las actividades culturales para recuperar jóvenes en riesgo que no estudian ni trabajan, ya que son formas agradables de aprender habilidades de la vida. Trabajar en equipo, dirigir y acatar, tomar decisiones y ejecutarlas, respetar horarios y normas, perder y ganar.

Según las experiencias de países con pasado reciente incompetente y autoritario, los jóvenes que no adquirían estas habilidades se hicieron delincuentes. Estas carencias dificultan posteriormente su contratación y permanencia en trabajos modernos. Los países excomunistas son canteras de información sobre ese fenómeno.

En Brasil donde socialistas decentes carecen de complejos frente a las empresas privadas, trabajan con la Fundación Nike y más de sesenta sociedades internacionales, entre ellas las fundaciones Clinton y Slim, a partir de un proyecto piloto en Uruguay y Ecuador. Se extendió a once países de la región, se involucraron Estados Unidos, el Caribe y México (Ciudad Juárez).

En Argentina se utiliza el rugby, en Jamaica el cricket, en Brasil el voleibol. El BID realiza con los gobiernos varios proyectos (Chile-joven, Pro-joven, Argentina-joven, Perú-joven) de capacitación laboral. Fomida (Fondo Multilateral de Inversiones) del Banco Mundial, estudia el autoempleo y el emprendimiento. Coparmex promueve jóvenes empresarios y los enseña cómo obtener créditos y llegar al mercado.

En Perú el BID celebra el Foro Mype de la microempresa y en 2009 en Arequipa hubo un panel regional sobre jóvenes emprendedores. Se trabaja con programas desde la escuela básica, como Junior Shippment, Use Business International, promoviendo el emprendurismo.

Pronto, libres del pasado presente, comenzará la construcción de Venezuela y podrá ejecutarse una inversión masiva, pública y privada, nacional y multilateral, salir de la pesadilla y crear la nueva educación básica para el progreso.

@carlosraulher

CARLOS RAÚL HERNÁNDEZ | EL UNIVERSAL
sábado 19 de mayo de 2012 12:00 AM