Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Entre internos y entornos

“No se puede hacer un buen trato con una mala persona” Warren Buffett

Una de las frases que se le atribuyen a Henry Ford viene al caso. Decía él que “pensar es el trabajo más difícil que existe. Quizá esa sea la razón por la que haya tan pocas personas que lo practiquen”.

A la dificultad advertida por el famoso industrial estadounidense se le pueden agregar ciertas precisiones, porque algunas veces se observan ciertas reacciones que no parecen ser el resultado del discernimiento apropiado, sino que son la consecuencia de la usurpación del buen juicio por sentimientos viles, como el miedo o el cálculo artero. El problema es que la mayoría de las veces, los líderes de las empresas están siendo observados y juzgados por el resto de los miembros de su organización, tanto por su efectividad como por su moralidad. Tanto por su eficiencia en mantener a la empresa como por su esfuerzo por mantener los requisitos de la dignidad y el decoro organizacional.

Hay dos obligaciones fundamentales de los directivos. La primera es garantizar, en la medida de lo posible, la supervivencia de la empresa. La segunda no es menos importante, porque exige mantener la moral interna. Lograr la primera en desmedro de la segunda tiene poco sentido, porque tarde o temprano la organización se va a desplomar entre la improductividad, las dudas, la ilegitimidad, la corrupción y la vergüenza. Por eso es que Mikel de Viana S.J. solía decir en sus cursos y conferencias sobre Ética Empresarial que “nadie estaba dispuesto a seguir a un pirata o a una rata”, por lo menos no por mucho tiempo, y sin que haya a cambio remuneraciones crecientes. El secreto del liderazgo es entonces, encontrar la forma más apropiada y armónica para enfrentar los retos del entorno sin que se afecte la armonía entre los líderes organizacionales y sus seguidores, porque a nadie le gusta compartir su suerte y su reputación con “perdedores”, cobardes o adulantes. Y aunque no aparezca en ningún capítulo de los nuevos libros de gerencia, el pudor es un valor que se transa muy bien en el mundo de las empresas.

Philip Selznick llega incluso a formular esta restricción al “todo vale managerial” como su primer imperativo organizacional: Los directivos deben mantener en alto “la sensación de seguridad de la organización como un todo en relación con las fuerzas sociales que la rodean: este imperativo requiere una continua atención a las posibilidades de intrusión y a la prevención de amenazas de agresión o consecuencias nocivas (aunque quizás no intencionales) de la acción de otros”. Pero no de cualquier manera. Esta fortaleza para resistir las agresiones del entorno tiene como requisitos tanto al genio como la figura. No deja fuera las formas, ni el tono, ni los medios. No deja fuera que se piense bien lo que se va a hacer o decir, porque en términos de reputación, es irreversible la calificación de villanía. A las empresas también se les puede aplicar esa frase del viejo filósofo Heráclito de Efeso, que parafraseada convenientemente diría que “el carácter de los directivos es el destino de las empresas”. Si el que priva es el pusilánime, la organización será timorata. Si lo que se aprecia es la adulancia, la organización será infelizmente condescendiente. Las convulsiones a las que se someten las empresas contemporáneas requieren del heroísmo y el coraje de sus líderes. El que no pueda asumirlo así, debería dejar el encargo de conducir un activo social tan importante. Los empleados no tienen otro modelo que sus propios líderes, y el saberlo es un inmenso compromiso. Así que cuidado con esos comunicados…

victor.maldonadoc@hushmail.com

victormaldonadoc@gmail.com

http://blogs.noticierodigital.com/maldonado

Twitter: @vjmc

Noticiero Digital

Diciembre 05, 2011