Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Entrevista a Trino Márquez: “En mano de los colectivos”

El Universal. 16 de Febrero de 2014. “En Venezuela el gobierno opera como un todo orgánico. El ejecutivo es la cabeza de un sistema interconectado con el poder judicial, la Asamblea Nacional, el llamado Poder Moral y ahora la casi hermética hegemonía comunicacional”.

¿No hay, también, la fusión de Estado, Gobierno y Fuerzas Armadas?

-Ese fue el mismo curso de las revoluciones soviética, maoista y cubana, aunque también se presenta en el totalitarismo nazi-fascista. Pero ese bloque una columna central son los militares porque la única manera de asfixiar la sociedad civil y construir verdades artificiales e imponer el pensamiento único es con el brazo armado. 

¿No hay otros factores?

En el caso venezolano está la alianza de las FAN y los cuerpos de seguridad bandas de delincuentes armados por el gobierno que por obra del neolenguaje chavista se denominan ahora “colectivos”. Ese factor resulta tan poderoso, que se ha convertido, durante los sucesos de estos últimos días, en componente básico (y quizás el más agresivo) de la represión contra los estudiantes. Ingrediente que el chavismo, a través de esa alianza, incorpora a la represión.

¿Un fenómens atípico?

Si bien cuando se produce la revolución soviética existía la “Guardia Roja”, una vez constituido el “Ejército Rojo”, ese grupo desapareció. Lo mismo ocurrió con “las camisas pardas” hitlerianas, que fueron suprimidas cuando se conforma la S.S. En el caso venezolano, luego de quince años, el Estado ha ido renunciando progresivamente al ejercicio de la represión directa, a través de los órganos de seguridad, para entregarle ese trabajo sucio a bandas de forajidos reconocidos como tal por el propio Diosdado Cabello. Y claro, en el plano internacional le resulta más sencillo al gobierno atribuirle los excesos cometidos a estas bandas que al Ejército o a la policía.

TRINO MÁRQUEZ – EL UNIVERSAL
Coordinador del Comité Académico de CEDICE Libertad