Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Entrevista Ricardo López Murphy

MIÉRCOLES 07 DE DICIEMBRE DE 2011

Entrevista
Ricardo López Murphy

El ex ministro de Economía considera que el Presidente venezolano actuó como “el broker de Argentina” cuando ordenó adquirir bonos de ese país a tasas de interés superiores a las de préstamos del Fondo Monetario Internacional.

«Los Kirchner utilizaron a Chávez para financiarse a un costo muy elevado”»

Las recientes medidas de ajuste, incluido un control cambiario, tomadas por la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, después de ser reelecta para un segundo período, sorprendieron a parte de sus connacionales y mucho más al resto de América Latina si se toma en cuenta el crecimiento económico que ha mostrado el país a partir de 2004, primero con Néstor Kirchner y luego con su esposa.

No obstante, el blog del economista Ricardo López Murphy (www.rlopezmurphy.blogspot.com) contiene ­desde mediados de añoartículos que presagiaban los desequilibrios. En su reciente visita a Caracas, invitado por Cedice, defendió la importancia que tiene el derecho de propiedad en el desarrollo de un país. Advirtió sobre las implicaciones financieras que ha tenido la relación entre Kirchner y el presidente Hugo Chávez.

“No podemos entrar en los mercados internacionales porque tendríamos que pagar una tasa de interés extravagante como la que nos cobró Chávez de 15%, cuando una deuda con el Fondo Monetario nos hubiera costado 2% o 3%. El único que quiso invertir en bonos argentinos fue Chávez con un costo enorme para Argentina”, dice López Murphy. “Creo que la virtud de la Presidenta para ganar las elecciones fue prometer que la prosperidad artificial se iba a mantener, pero también fue su problema y la oposición no lo supo desenmascarar”, agrega.

–Las medidas tomadas parecen reeditar políticas que en el pasado se aplicaron en Argentina. –Hay problemas de inflación, con el sector externo, en el área fiscal y de asignación para que la economía crezca. La Presidenta ha comenzado por afrontar el problema fiscal con los subsidios, sobre todo en la energía que es muy barata y el Gobierno no la puede financiar. Lo segundo es que hay una escasez de dólares, se están perdiendo reservas internacionales sistemáticamente y se ha puesto una suerte de control de cambio con la desgracia para el Gobierno de que donde había un problema pequeño ahora hay uno grande.

–Las relaciones entre los Kirchner y Chávez se inician porque Venezuela interviene para asistir a Argentina en materia energética. –Cierto. Un año después que llegan al poder comenzaron a encargarse de la crisis. Al principio negaban el problema, pero cada vez iba aumentando.

–¿En los gobiernos de los Kirchner se han tomado algunas medidas que se perciban como contrarias al derecho de propiedad? –Las hay, pero nunca con la envergadura que en Venezuela. Lo que sí veo en ambos países es la miopía por el futuro, es decir, se están consumiendo el capital.

–¿En todo eso ha habido más bien una visión electoral? –Claro. Eso es bueno si la persona no se va a quedar en el poder, pero ese no es el caso porque ahora a la Presidenta le toca pagar la cuenta. El populismo es guiarse por los diarios de mañana, pero el problema es que no se ve lo que viene más adelante como una profunda descapitalización.

–¿El populismo de los Kirchner reedita una tendencia de lo que ha sido el peronismo? –En general sí. Durante muchos años hemos aplicado controles de precios, fijar los precios por debajo del equilibrio y consumirnos el capital.

–¿Por qué no hubo un candidato opositor que afrontara eso? –Hubo muchos errores en no apreciar correctamente la fortaleza de la Presidenta.

–Parece que la muerte de Néstor Kirchner más bien la fortaleció. –Ella demostró más habilidad y no provoca el grado de irritación que generaba su marido. El grado de irritación era muy importante porque era lo único que unificaba a la oposición, debido al enojo que producía Néstor Kirchner.

–El presidente Kirchner llegó en un momento en que la situación económica era crítica, y existe la percepción de que esa situación mejoró. –Yo no diría eso. Él ganó en un momento en el que había una gran capacidad ociosa y eso le permitió que la economía creciera muchísimo, pero en la actualidad no hay recursos ociosos que permitan crecer. Voy a hacer un comentario tremendamente audaz: la economía argentina no va a crecer en el segundo mandato de Cristina más de la mitad de lo que lo hizo en su primer periodo.

–¿Hay riesgo de recesión? –En la medida en que la circunstancia internacional se desmejore, pero en este momento es muy favorable para Argentina. No olvide que tenemos bajos vínculos con Europa y Estados Unidos, mientras que nuestra gran relación es con los países del este asiático, que son los que demandan nuestros productos. Nuestros consumidores vienen de áreas que no están en recesión por eso no sufrimos la crisis que estalló en 2008, salvo cuando a finales de ese año y principios de 2009 cayeron los precios de los commodities (materias primas).

–¿Qué pasará si caen los precios de los commodities? –Si eso ocurre vamos a tener un problema enorme porque nos hemos descapitalizado. A la crisis de 2008 llegamos con la posibilidad de un margen, pero ahora no lo tenemos.

–Hay países de América Latina como Chile, Colombia, Perú o Brasil que muestran una tendencia creciente en la captación de inversión a diferencia de Argentina o Venezuela. –Son países que han venido creciendo mucho y sin esqueletos ocultos. En cambio Argentina los tiene y cuando salen a la luz se descubre que no podemos arreglar los problemas con el Club de París o con los inversionistas del Ciadi, Centro Internacional para el Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones. ¿Qué le pasa a Argentina? Que todos los días salimos a decir que en el mundo no hay otro caso tan exitoso, pero de esa manera esquizofrénica que tenemos también decimos que necesitamos una ley de emergencia o que no podemos pagar la deuda externa. Eso nos resta credibilidad.

–La relación de Chávez con los Kirchner fue clave, ¿eso se mantiene? –Eso está exagerado. Yo veo que los Kirchner utilizaron a Chávez para financiarse a un costo muy elevado y conseguir mercados para Argentina para la colocación de insumos. La clave que utilizó Argentina para eludir los mercados de capitales fue colocar los bonos con Chávez y luego éste los colocó en el resto del mundo.

Chávez fue como el broker de Argentina y eso le fue útil a los Kirchner durante un tiempo.

–¿Ya no lo es? –Nunca fue decisivo. Lo han utilizado para atender al lado izquierdo de su coalición y por razones financieras. Decisivo es Brasil, China, el precio de las materias primas o las tasas de interés. No se debe ignorar a Chávez, pero no tiene un peso porque la magnitud de las relaciones con Venezuela es reducida.

El Nacional