Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
¡Es Comunismo, pana, Co-mu-nis-mo! Emeterio Gómez

Me disculpo por insistir con este tema… pero es que no logro salir de mi asombro o, más bien, de mi fascinación. Porque es fascinante la forma en que la Dirigencia de la Oposición se niega cuidadosamente (ni siquiera cabe decir radicalmente, sino cuidadosamente) a llamar al Comunismo por su nombre: Co-mu-nis-mo. Sobre todo ahora que, con la imposición totalitaria de las Comunas, se torna evidente que de eso se trata.

Y, haciendo un gran esfuerzo, uno logra medio entenderlo… cuando se trata de gente que todavía es de Izquierda; y, más aún, si militaron en el Marxismo-Leninismo. Es comprensible que Margarita López Maya, investigadora del Cendes, en una entrevista para Tal Cual, el 03/11/12, no mencione para nada al Comunismo y, en lo esencial, se limite a decir que las comunas son verticales y autoritarias. Aunque, claro, ella reclamó -en una carta extremadamente dura- que la periodista, Elizabeth Araujo, no transcribió todas sus declaraciones… Y a uno le queda la esperanza de que en esos textos no transcritos, apareciera el Co-mu-nis-mo. (Aprovecho, de puro entrometido, para rogarle a Margarita que disculpe a Elizabeth. Y lo hago como una iniciativa estrictamente personal, porque me dolió mucho su durísimo reclamo; ¡¡aun si fuese justo y aun sin conocer a Eliza!! Una mala tarde la tiene cualquiera).

Y también logra uno entender que el propio Petkoff, en su Editorial del 06-11-12, Comunas a palos, no hable de Comunismo y llegue al extremo de decir que… “Cuando el país conozca a fondo de qué se trata la idea de Chávez de que para el 2019 el 68% de la población viva en comunas, con toda seguridad las dudas y el rechazo irán mucho más allá de los 6,5 millones que votaron contra Chávez. Buena parte de los 8 millones que lo hicieron por él se preguntará qué locura es esta que ahora quiere imponer el Presidente”. Esta locura que -no ahora, sino desde hace mucho tiempo- quiere imponernos Chávez tiene nombre propio, Teodoro, se llama Comunismo… ¡¡y a la gente hay que decírselo, pana!! Hay que explicarles que se trata de una mamarrachada.

Pero, como ya dije, uno puede entender que a los antiguos comunistas les cueste pronunciar esa palabra. A mí mismo -que compartí ese “pasado glorioso”- todavía me cuesta. A pesar de que, cuando cayó el Muro de Berlín, tomé un curso intensivo para superar el trauma. Fue una semana completa repitiendo, a coro, durante 8 horas diarias: “El Comunismo es una zoncera, el Comunismo es una zoncera”.

En el caso de los antiguos camaradas, uno puede entenderlo, pero lo que es imposible asimilar es que toda la MUD y toda la Oposición sufran el mismo trauma: que nadie, pero absolutamente nadie, se atreva a llamar al Co-mu-nis-mo por su nombre. Por piedad, que alguien me lo explique, lo imploro. Porque estoy seguro de que alguna explicación genial tiene que haber, sólo que yo no me la sé. Vivo torturado por andar mencionando la palabreja, cuando seguramente eso puede hacer que las masas populares se vuelquen a favor de ella, que se lancen despavoridas hacia el Marxismo y me aterra que sea yo el que lo provoque; y que después la MUD me quiera linchar.

Porque no puede ser que Capriles, durante toda su campaña, no haya mencionado la palabrita. ¡¡No puede ser que la Oposición pierda la oportunidad de golpear a Chávez donde más daño podría hacérsele!! Destacando que él es Marxista -cosa que ya asumió en público- y que, en consecuencia, es Comunista. Y, la síntesis de todo: que el Marxismo y el Comunismo son plenamente ilusos, utópicos, zonzos, necios, impensables, inenarrables, etc.

Fuente: El Universal