Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Esperanza de año nuevo. María Teresa Romero

Aunque tarde, creo que el Gobierno terminará por arrodillarse.

El inicio perezoso del 2014 y la fiesta de la Epifanía en que aún se comparten regalos, amores e ilusiones con la familia y los amigos, hace que la mayoría de los venezolanos sigamos tratando de olvidar los pesares individuales, nacionales e internacionales. Este inicio del año convoca, más bien, a la reflexión positiva sobre algo que llene el alma que tan magullada la dejó el 2013.

Pues yo escojo, como la revista Time, el diario Le Monde y la revista gay The Advocate, reflexionar sobre el papa Francisco y sus llamados de esperanza. El Pontífice no solo ha suscitado simpatías mundiales por su espontáneo carisma, sino grandes esperanzas de cambios morales y espirituales en lo político, económico y social; en los colectivos, en los gobiernos, en la instituciones, empezando por la iglesia Católica.

Su autoridad esperanzadora también tocó a Venezuela tras su sentida manifestación de preocupación, el pasado abril en plena plaza de San Pedro, por nuestra crítica situación nacional. También luego de recibir en su despacho tanto a Nicolás Maduro como a Henrique Capriles.

El Papa pidió a nuestros dirigentes gubernamentales y opositores el cese de “toda violencia” en el país y el establecimiento de un “diálogo basado en la verdad, el reconocimiento mutuo y la búsqueda del bien común”. Un precario paso hacia ese diálogo se dio en diciembre, cuando el Gobierno llamó a una cita, aunque en tono humillante, y la oposición acudió, mostrando grandeza y valentía política.

Pero ahora en enero, conductas oficialistas como la negativa de dar amnistía a los presos políticos, la publicación de una lista de opositores que viajaron al exterior durante navidades, así como la exclusión y agresión a los diputados democráticos en la AN, parecen cerrar esas y otras posibilidades de encuentro.

Pese a todo, como también recordó el Papa, siempre hay algo hermoso en nuestras vidas individuales y nacionales que está por aparecer y nos sorprenderá. Aunque tarde, creo que el Gobierno terminará por arrodillarse.

MARÍA TERESA ROMERO ― EL UNIVERSAL
Matero1955@hotmail.com