Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Ética, Gerencia y Filosofía

Cuando la Rentabilidad o, peor, la Quiebra, presionan, la Moral “se hace la loca”

Uno asume el compromiso de dictar talleres de ética para los gerentes de una gran empresa venezolana… y en el acto aflora una pregunta muy sutil: “sabemos que al abordar la moral pone usted mucho énfasis en la Filosofía, pero ¿podríamos esperar que nuestros talleres no sean tan abstrusos?”. Seguro; haré todo lo que pueda para no caer en un monólogo impenetrable sobre Heidegger o Nietzsche, aunque -como de la Ética se trata- debo ser muy honesto para con ustedes: ¡algo de Filosofía habrá que tocar! Puedo garantizar que todo se entenderá, pero algún toque de Kant será inevitable. Porque carece por completo de sentido asumir un asunto tan complejo como el de los Valores, sin abordar la relación entre la Razón y la Moral, o sea, entre la Lógica y la Ética. Que es el Misterio Absoluto ante el cual fracasó la Filosofía Occidental. Un misterio tan profundamente inescrutable, tan insondable, que nos afloran de inmediato las primeras preguntas acerca de la Noción de Dios.

Y que es -además- la síntesis de mi Taller: Es imposible captar el núcleo básico de la Ética o Moral, si no manejamos el abismo que media entre ellas dos, por un lado, y la Lógica o Razón, por el otro. Una ruptura que destruyó a la Filosofía. Con lo cual aprovecho para aludir a una confusión muy difundida: se ha puesto de moda -y las modas nos subyugan- decir que Ética y Moral son dos cosas distintas. ¡Cuando son sin duda lo mismo! Sólo que Ética viene del griego, en tanto que Moral es su traducción al latín; igual que ocurre con Lógica y Razón.

¡Algo de esa Quiebra radical y dolorosa de la Filosofía hay que meter en el taller, si queremos aunque sea rozar el Problema Central de la Moral! Que es ése: su desconexión respecto de la Razón. Tal como lo planteó en 1750, David Hume, filósofo inglés, en un breve fragmento conocido como el Is-Ought passage (el pasaje del Ser y el Deber Ser): “de ningún Ser se deduce o deriva ningún Deber Ser”; esto es: de ninguna realidad o razonamiento emana lo que debo asumir en el plano Moral. Puedo deducir que debo hacer X… ¡y hacer lo contrario! Todo -en el plano lógico- puede inducirme a perdonar una ofensa, no “cogerme unos riales”, mentir o suicidarme, etc., en tanto que a la hora de actuar -a la hora de la Moral- puedo hacer siempre lo opuesto de lo que la Razón, es decir, la Lógica me indica. Si no tengo clara esa Autonomía Absoluta de la Ética, esa profunda ruptura entre mis valores y mis intereses, entre la Moral y las terribles presiones que La Realidad puede ejercer sobre ella; si no manejo esa temática, ¡mis valores y los de mi empresa podrían convertirse en una estafa!

Que fue exactamente lo que pasó con Enron, WorldCom y tantas otras firmasque han dejado muy mal parada a la moral del Capitalismo. Y lo que acaba de ocurrir con buena parte de la banca del Primer Mundo. Todo un conjunto de gerentes, altos ejecutivos y dueños, que eran, con toda certeza, gente honesta y que La Realidad convirtió en simples ladrones. Justo lo que acaba de denunciar Martinelli, ¡empresario y presidente panameño!, respecto de algunas empresas de su país. Porque cuando la Rentabilidad o, peor, la Quiebra, presionan, la Moral “se hace la loca”. Porque no se trata de Tener Valores, ni de Tener un Código de Ética -como la visión zonza de la Moral cree-, se trata de desarrollarnos, generarnos o crearnos una consistencia espiritual sólida que nos permita enfrentar las inmensas presiones que la dictadura de la Tasa de la Ganancia nos impone. ¡Feliz Año para todos y que Dios nos ayude con esta loquetera comunista!

http://emeteriogomez.wordpress.com

El Universal

Domingo 8 de enero de 2012