Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
¿Existe un ataque especulativo contra el bolívar? Jesús González

¡Sin duda alguna!; pero ello no debe asumirse como una conspiración. Analizar esta realidad económica implica conocer al menos dos aspectos: (1) ¿qué se entiende por ataque especulativo? y (2) el desastroso desequilibrio macroeconómico del caso venezolano que autoalimenta la crisis. Veamos: El Sistema de Bretton Woods establecido el año 1944 garantizaba tipos de cambio fijo-ajustables- respaldado por el USA dólar cuyo valor se basaba en el precio del oro, lo cual facilitaba que todas las monedas fueran convertibles en dólares.

Dicho sistema funcionó por cerca de 30 años, hasta que en 1971 el Gobierno de EEUU anunció-ante la presión sobre su moneda- que el dólar ya no sería convertible en oro (la existencia mundial no cubría la masa de dólares), propiciando que en 1973 se abandonara el sistema de tipos de cambio fijos. A pesar de ello el dólar ha mantenido su posición como moneda de valor, razón que propicia que muchos países mantengan su tipo de cambio fijo en relación con el dólar-para combatir la incertidumbre- sin la presencia de un ente coordinador que autorice modificaciones del tipo de cambio-ante una sobrevaluación- y sin respaldo en oro; situación que alimenta una inquietante percepción relativa a la sobrevaluación de la moneda y de la obligante devaluación para ajustar el tipo de cambio, siendo por tanto el “prestigio político-económico del país” lo que confiere la percepción sobre la estabilidad de su moneda.

En el entendido que un tipo de cambio bajo-sobrevaluado- no puede soportarse por largo tiempo ya que irreversiblemente tendría que devaluarse; pero en ese lapso se va materializando el ataque especulativo. El especulador racional adquiere-aún endeudándose- especialmente en el mercado paralelo-si lo hubiere- y en el ilegal dólares que estima baratos pagando con bolívares-moneda que se encuentra en situación de debilidad- induciendo una elevación del tipo de cambio, oportunidad cuando el BCV recurre a la venta de dólares extraídos de las reservas internacionales-las cuales tenderán a agotarse- en aras de intentar que se mantenga la cotización, actuación que inexorablemente conducirá, tanto al aceleramiento de la especulación-para adquirir las reservas remanentes-, como a la devaluación y a la aparición de un tipo nominal de cambio más elevado, que en lo sucesivo estimulará en el especulador racional su deseo por vender, total o parcialmente, los dólares obtenidos para adquirir bolívares más baratos y así generarse una ganancia anormal.

Es de resaltar, que las personas nacionales-naturales y jurídicas- conocedores de la gestión de fondos y a quienes no resulta fácil convencer que la razón de la crisis cambiaria es una conspiración para fomentar una guerra contra la moneda, son quienes en primera instancia visualizan cualquier delicada situación económica del país y sobre la condición de sostenibilidad del tipo de cambio que pueda repercutir en una inmininente devaluación; y proceden en consecuencia a la compra de dólares al cambio vigente para luego de finalizado el ataque venderlos a un tipo de cambio más alto. Dentro de los factores que estimulan un ataque especulativo se destacan: (1): el tipo de cambio real; (2): un aumento significativo de la liquidez monetaria; (3): la relación entre el pasivo del BCV y las reservas internacionales; y (4): la relación entre las reservas internacionales y las importaciones mensuales; los cuales están anormalmente presentes en nuestro país.

En fin, la ausencia de una economía política en Venezuela que al propio tiempo condiciona la viabilidad para la formulación e instrumentación de una coherente política económica, impide el control de tres variables explosivas: inflación, devaluación y malestar social.

JESÚS ALEXIS GONZÁLEZ ― Economista
@jagp611