Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Falsos Democrátas

Publicado en www.cisle.org.mx

Por: Luis Pazos (*)

La democracia no sólo implica un gobierno emanado de un proceso electoral legal, también candidatos y partidos que reconozcan su derrota en ese proceso. Un partido que sólo acepta las elecciones cuando y donde gana, no es democrático.

La democracia implica tolerancia, es decir, convivir con diversas posiciones y partidos. Un partido que no reconoce puntos de vista diferentes y cree que tiene la verdad absoluta, no es demócrata.

Una de las características de las dictaduras de partido del siglo pasado y de las sobrevivientes en el actual, es la ausencia de partidos diferentes al que ostenta el poder, como es el caso de Cuba.

La democracia implica diálogo, es decir, resolver las diferencias platicando y discutiendo pacíficamente. Un gobernante o partido que no dialoga con su oposición, no es democrático.

La democracia se basa en instituciones, en leyes, no en caprichos de líderes. Un gobierno o partido que actúa conforme a los caprichos de un caudillo, no es demócrata.

El caudillismo fue la constante en las épocas más antidemocráticas de la historia de México. Los mexicanos queremos un entorno político que funcione a base de instituciones y leyes permanentes, no de “caudillos” y “redentores”, como en Venezuela, donde están a un paso de la dictadura.

En México, la mayoría de los mexicanos queremos vivir una verdadera democracia, por lo que es importante apoyar las instituciones que implica la democracia: el IFE, la división de poderes, la libertad de expresión, la pluralidad de medios de comunicación y de partidos, entre otras.

* Profesor de Economía Política