Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Guerra económica. Gerver Torres

Nuestros infiltrados han logrado hasta la fecha estatizar más de mil establecimientos productivos.

Recientemente voceros del régimen pusieron al descubierto la guerra que un grupo de agentes de la IV República pusimos en marcha contra la economía venezolana. Dado que ya fuimos descubiertos, voy a explicar aquí cómo fue que hicimos y ganamos esa guerra. La jugada más importante y trascendental de todas fue infiltrar al propio régimen con una gran cantidad de agentes nuestros que lograron las más altas posiciones en los cargos públicos para desde allí dirigir la política económica misma. Uno de nuestros más insignes infiltrados (ya podemos revelar su nombre pues lo descubrieron) fue Jorge Giordani. No nos preocupa su salida del Gabinete porque nos quedan muchos otros en las más altas posiciones. 

Giordani -al igual que los otros infiltrados que continúan ocultos- entró al gobierno con claras instrucciones de lo que debería hacer para despedazar esta economía. Lo hizo con una eficiencia tal que sobrepasó por mucho nuestras expectativas. Ni una invasión militar hubiera logrado lo que Giordani y el resto de nuestra gente ha logrado hacer. ¿Cuáles eran las instrucciones? Muy simple. Giordani llegó con el mandato de implantar un conjunto de políticas que sabíamos habían logrado arruinar todas las economías donde éstas se habían implementado. Empezamos con un control de precios generalizado. Ello era garantía de lo que veríamos después; alta inflación y escasez. Después pedimos que estatizara el mayor número posible de empresas.

Nuestros infiltrados han logrado hasta la fecha estatizar más de mil establecimientos productivos que ahora están todos en el suelo, como lo acaba de reconocer un agente del régimen. Les dijimos que crearan un sistema de múltiples tipos de cambio, lo más enredado que fuese posible, de manera de asfixiar el aparato productivo. Allí, a nuestro juicio se les fue la mano. Les pedimos que produjeran periódicamente declaraciones insultantes contra el sector privado de manera de mantener alejada la inversión privada, y mucho más que les seguiré contando… 

GERVER TORRES | EL UNIVERSAL
gerver@liderazgoyvision.org