Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Guerra entre vices

El Universal 03/09/08

Por: María Teresa Romero

Los vice no son títeres de la autoridad presidencial y los ciudadanos los toman en serio

Finalmente los candidatos hacia la Casa Blanca, el republicano John McCain y el demócrata Barack Obama, consiguieron los compañeros de fórmula que los ayuden a ganar (o perder) las elecciones presidenciales de noviembre. No fue fácil. A estas alturas del juego y en un escenario de empate técnico en que se hace difícil que los candidatos logren por sí solos más apoyos populares de los que tienen, la elección de los vicepresidentes tiene un peso significativo en los resultados electorales. En contraste con la práctica latinoamericana, en Estados Unidos ¨Los vice no son meros títeres de la autoridad presidencial y los ciudadanos los toman en serio, porque juegan un papel clave en el engranaje institucional. En la historia política de ese país, 14 vicepresidentes se convirtieron en presidentes luego del fallecimiento o separación de éstos de sus cargos.

Esta vez los competidores y sus equipos de campaña se decidieron por personas que compensaran lo que los electores perciben que les falta a cada uno: a Obama, más stablishment blanco y experiencia en materia internacional y de seguridad; a McCain, juventud y esperanza de cambio. En este sentido los escogidos no podían ser mejores. La actual gobernadora de Alaska, Sarah Palin, primera mujer en ser postulada vicepresidente, no sólo le otorga juventud, frescura y novedad al republicano (el candidato más viejo de la historia reciente), sino le atrae al ala más conservadora del partido que aún critica su moderación. Por otro lado, el veterano senador Joseph Biden le endosa a Obama las credenciales que le faltan en política exterior, así como tranquilidad a los electores que aún no aceptan un negro (y menos de origen musulmán) en la Presidencia.

Es muy pronto para saber el impacto real de las postulaciones de Biden y Palin. De entrada, los sondeos periodísticos muestran que poco ha cambiado la polarización política, el empate continúa. Pero la guerra electoral entró ya en una etapa crucial y en ella la actuación de los vices será decisiva. Palin tendrá que demostrar que no es una novata y Biden que no es un peso muerto.

Mteresa100@hotmail.com