Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Habla una caricatura. Carlos Raúl Hernández

Los políticos saben que cualquier batido de alas se convierte en un tornado, y evitan lo que pueden

Charles Talleyrand se convirtió en un paradigma del diplomático que marcó el mundo moderno, astuto, sutil, irónico, elegante, con sentido del humor. Su huella personal tan profunda explica por qué los diplomáticos tratan de cultivar, con diferente éxito, las virtudes mencionadas del personaje. Llegó a satirizar incluso al todopoderoso Bonaparte, al tiempo que supuestamente lo elogiaba (“lástima que un hombre tan grande sea tan maleducado”), dejó colar sobre el emperador cuando éste lo calificó de “bola de m… en medias de seda”. En la antítesis, Gromicko, famoso por no haber reído jamás en una reunión con representantes de potencias imperialistas.

Pero Talleyrand no sobrevivió en política gracias a la obsecuencia, la baratija intelectual, la chacarrería ni chistes carentes de humor, ni por rendir pleitesía a autocracias indignas y defender iniquidades a contrapelo del más elemental pudor. Corrió riesgos graves y hasta sufrió excomunión por apoyar la Constitución de 1791, y luego lo expulsaron de Inglaterra en 1794, aunque era un refugiado que huía del gobierno francés. No se sumergió en aguas ruines, ni chapoteó en lagunas de oxidación. Tenía ingenio, pero también honradez. Un ser humano.

En 1805 renuncia enérgicamente a la Cancillería por oponerse al empeño de Napoleón de declarar la fatal guerra a Austria y Rusia, que le costó la vida al imperio. Sobrevivió a varios regímenes, no por obsequiosidad, sino por un talento para decir cosas lacerantes pero simpáticas y profundas que fogoneaban los errores de los gobernantes que sirvió: “más que un crimen es una estupidez”, dijo del ajusticiamiento revolucionario de un poderoso noble.

El manierismo puede definirse como la imitación de un sentimiento o pasión, pero tan antinatural y exagerada que se convierte en amaneramiento (de allí su nombre) el mal gusto, degradación estética, rastacuerismo. El mundo de la diplomacia pertenece a todo tipo de performances. Venezuela tiene una versión manierista de Talleyrand. Se llama Chaderton. Finge cultura pero articula lugares comunes. Quiere hacer ironías y no logra más que obscenidades. Quiere demostrar inteligencia y le sale espuma. Se le va el tiempo en fingir una voz de barítono que le debe producir, al final, un terrible agotamiento.

Amenaza con dagas florentinas y termina con cuchillos de carnicero. Sus exhibiciones de falta de conocimientos, rusticidad y poca competencia hacen sentir terrible vergüenza cada vez que abre la boca. Acarició la fortuna de las antesalas puntofijistas. Treinta años de los cuarenta de democracia disfrutó el mundo, y también se caracterizó entre sus colegas por la particular propensión a lamer la planta de los pies, cargar maletines, hacer antesalas, soportar humillaciones y elogiar públicamente manos que, a veces, lo abofeteaban. Más que por sus destrezas diplomáticas fue conocido por esas habilidades a la sombra. Toda su agridulce vida deambuló en medias de seda entre el fru-fru de los ágapes diplomáticos.

El suicidio del poder (2012). Es el nuevo libro del reconocido periodista Juan Carlos Zapata que con prólogo que firma el brillo latinoamericanista de Alvaro Vargas-Llosa, se une a la ya larga serie de títulos del autor que nos ofrece una perspectiva extremadamente aguda e interesante de las entretelas del proceso político actual. Su hipótesis es sugerente, la autodestrucción del poder, de los poderosos, y recorre diversas situaciones en las que se aprecian esas dinámicas. Maquiavelo insiste en la paradoja: no importa cuáles ni qué tan buenas sean sus intenciones, a los malos que no saben de política las acciones se les revierten y los resultados los aplastan.

El caso Carmona Estanga, un excelente hombre y gerente, es una demostración. Con los mecanismos en el bolsillo, la ignorancia del poder no excusa su cumplimiento y se le fue como agua entre los dedos. La antipolítica consiste, más allá de odiar a los que ejercen, en la incomprensión estructural de la política, la acción más compleja que puede realizar el hombre, y el intento de reducirla a la linealidad de la vida cotidiana. Carmona y su círculo actuaron como gerentes: parlamentarios, gobernadores, etc., “no sirven para recuperar el país conforme lo entendemos y los despedimos”, como en una empresa privada ¡Prestaciones y a la calle! Los políticos saben que cualquier batido de alas de mariposa se convierte en un tornado, y evitan lo que pueden.

@carlosraulher

El Universal