Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Hacia la descentralización educativa. José Luis Cordeiro

La educación del futuro tiene que responder directamente a las comunidades, las escuelas, los padres y, evidentemente, los niños y jóvenes que son el objetivo principal de la educación.

La mejor manera de acercar la educación a la gente es a través de la descentralización. Cada escuela debe trabajar con su comunidad para crear una “personalidad” y un “proyecto” propios como centros vitales y no como simples apéndices del aparato burocrático nacional. La descentralización puede llegar hasta entregar la propiedad y la administración de las escuelas a los municipios, los maestros interesados, los emprendedores educativos y los propios representantes. Las escuelas tienen que estar en manos de sus “dolientes” mientras que el Ministerio de Educación tiene que encargarse de orientar y supervisar la educación en general.

Los países que tienen escuelas comprometidas con sus propias comunidades han demostrado ser mucho más exitosos que aquellos con escuelas dependientes de una “burrocracia” centralizada. La descentralización y la autonomía generan una mayor participación y una mejor rendición de cuentas.

La mejor manera de acercar la educación a la gente es a través de la descentralización

Hay que desmantelar el centralista y centralizado Ministerio de Educación que se ha convertido en un centro de poder gremial y político, mas no educativo. La monstruosa estructura burocrática, clientelar y corrupta que emplea a cientos de miles de personas tiene que desaparecer. El Ministerio de Educación es precisamente uno de los entes más grandes e ineficientes del Petro-Estado hipertrofiado y comatoso.

La educación debe realmente acercarse a los niños, donde quiera que estos se encuentren, sin tener que pasar por los múltiples “peajes” del actual sistema educativo. El Ministerio tiene que pasar de ser un ente ejecutor a convertirse en un ente rector de políticas educativas. Como comparación, por ejemplo, vale la pena mencionar que el Departamento (Ministerio) de Educación de Estados Unidos apenas tiene como 5.000 empleados pero maneja un presupuesto arriba de US$ 70 MMM (es decir, menos de la centésima parte del personal educativo supervisa casi tantos recursos como la cuarta parte de toda la economía venezolana). En Estados Unidos, y otros países con una gran descentralización, el grueso de los empleados y del presupuesto educativo es manejado a nivel local.

En los verdaderos gobiernos federales, como Estados Unidos de América, los ministerios del gobierno central solo orientan las políticas generales, mientras que la responsabilidad real de los procesos está en manos de los estados y de las comunidades.

www.cordeiro.org

Fuente: El Universal