Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
¿Hambruna como política de exterminio? Leonor Filardo

Presidente, ¿desea paz o planifica llevarnos a una hambruna como las aquí descritas?

George B.N. Ayittey, economista ghanés, presidente de la Fundación África Libre, en su libro ¿Por qué África es pobre? plantea que las principales causas de la hambruna y el exterminio proceden de: “Dictaduras comunistas y el control total de la actividad económica por parte del Estado, que conduce a la lucha por el poder y termina en conflictos o guerra civil. Sobreviene el caos. Destruyen la infraestructura, la producción, y la entrega de alimentos se interrumpe. Los inventarios se acaban, se genera la escasez y la hambruna. Miles de personas son desplazadas imponiendo severas presiones sobre la población”. Centro Nacional de Investigaciones Científicas.

Stéphane Courtois, director del Centro Nacional de Investigaciones Científicas de Francia, en El libro negro del comunismo, se refiere al “comunismo sangriento que impone una represión generalizada, censura a todos los medios de comunicación, promueve el crimen, el terror y el ataque permanente a disidentes para controlar y mantenerse en el poder”. Afirma que fue la práctica de Lenin, Stalin, Mao, Ho Chi Minh, y Pol Pot, y continúa siendo la de los Castro. Al investigar los crímenes de estos dictadores los equipara a los cometidos por los nazis, los cuales serían juzgados por el código universal de la ley natural de la humanidad, que fue aplicado en los juicios de Núremberg, cuando se utilizaron los estatutos del Tribunal Militar Internacional, que tipifica los crímenes contra la paz, los crímenes de guerra y los de lesa humanidad.

Entre los primeros, menciona la planificación de una guerra de agresión contra la población y el mundo internacional, o una guerra que viole los tratados y acuerdos internacionales.

Entre los crímenes de guerra cita la violación de las leyes por encarcelar líderes de la oposición sin pruebas, maltratos y asesinatos a los residentes del país, confiscación de la propiedad privada, destrucción sistemática de las industrias y del poder descentralizado.

Los crímenes de lesa humanidad abarcan actos inhumanos como los cometidos por escuadrones oficiales que atacan a la población civil con gases, bombas lacrimógenas, asaltos, masacres y destrucción por persecución y hambruna planificada. Los cita como un método típico donde controlan la producción e importación de alimentos para distribuirlos a los que apoyan al régimen. Se refiere a los crímenes cometidos por la URSS como la hambruna de Ucrania inducida por Stalin en 1924, que causó la muerte de 8 millones de personas. En la China de Mao, en 1959, asesorado por los soviéticos para impulsar El Gran Salto Adelante, un programa de estatización, que confiscó la propiedad privada, distribuyó tierras, colectivizó la economía, creó la guardia popular y las comunas como unidades económicas autosuficientes. El resultado fue una hambruna que causó la muerte de 70 millones de personas. En Etiopía de 1983 a1985, bajo el régimen comunista de Haile Mariam Mengistu, la hambruna causó la muerte de un millón de personas. En Cambodia, a partir de 1975, se calcula que murieron l2 millones de personas bajo el régimen de los Jemeres Rojos. En Corea del Norte, Vietnam y algunos países del África sucedió lo mismo. Estos casos totalizan 100 millones de personas.

En Venezuela, desde hace tiempo se aplican fuertes regulaciones y controles que han generado una severa escasez. Ello, conjuntamente con lo que se le adeuda a las empresas, gradualmente destruyó el aparato productivo.

Maduro tiene más de un año en la presidencia y desde entonces se ven grandes contradicciones en su gobierno: un forcejeo entre los que desean dar soluciones a los problemas y los radicales. Por las presiones que recibe de los diferentes grupos, se escuda culpando de la escasez a la “guerra económica” de los empresarios, al no producir lo que se requiere, y a las amas de casa por comprar en exceso. Pero fueron las políticas del gobierno de estos 15 años las que condujeron al país a depender exclusivamente del petróleo y a ser importador. Se dice que el petróleo era de todos los venezolanos, pero se despilfarra comprando el apoyo incondicional de países a los que se les regalan cifras billonarias, mientras los venezolanos sufren escasez, la inflación más elevada del mundo y control de cambio. El gobierno no les paga a las empresas, entonces ¿cómo quiere que produzcan? Anunció una tarjeta de racionamiento que certifica la escasez.

Pregunto, Presidente, ¿desea paz o planifica llevarnos a una hambruna como las descritas? 

LEONOR FILARDO ― EL UNIVERSAL
cedice@cedice.org.ve
@cedice