Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Hasta el crédito es informal II

El Centro de Divulgación del Conocimiento Económico “CEDICE”, institución que este año cumple 20 años, inicio desde hace un año un programa para investigar y diseñar políticas públicas a fin de contribuir en la solución del problema de la informalidad.

A este fin se constituyó la Oficina de Análisis y Políticas Públicas de la Economía Informal (UAPPEI), la cual desarrolla una labor permanente en la investigación y propuestas para dar solución a este problema que afecta a la sociedad venezolana. Para darle divulgación al trabajo que la Unidad lleva a cabo, esta columna en el diario 2001 proporcionará información de interés. Para una persona de la economía informal, tener acceso a crédito puede hacer la diferencia entre sobrevivir y estar auto-empleado. En el pasado instituciones formales de crédito han mostrado su incapacidad para atender a potenciales emprendedores del sector informal. Estos suplen sus necesidades de capital por prestamistas informales. Con el aumento de la economía informal ha venido un aumento en la demanda de crédito por este sector. Las instituciones formales de crédito tienen demasiados controles y regulaciones por parte del Estado en cuanto a las tasa de interés que pueden cobrar, techos crediticios para los sectores, requisitos de hipotecas o colaterales, y altos costos administrativos y de trámites. Esto lleva como consecuencia, a que una gran mayoría de personas no tengan acceso al crédito. Aquí es donde los mercados de crédito informales entran. Aprovechando las ventajas de una oferta de dinero no-regulada, fácil accesibilidad, fácil liquidez, bajos costos “administrativos”, poco o ningún requisito de colateral/hipoteca, flexibilidad en tasas de interés y planes de re-pago; el crédito informal se convierte en el proveedor ideal para atender a los grupos de más bajos ingresos y los requerimientos crediticios del sector informal.

En el sector informal se presta dinero cuando más se necesita cobrando tasas de interés hasta de 350% anual. El repago es casi 100% seguro. A los informales les resulta “rentable” pagar estas exorbitantes tasas de interés ya que “el dinero mas caro es el que no se tiene” y el capital que necesitan es fundamentalmente para financiar capital de trabajo (gastos necesarios para sus día a día). Dado que obtener crédito a través de la banca formal supone grandes costos en términos de tiempo y dinero (la mayoría de las veces infranqueables) las personas optan por préstamos informales cuyo costos de acceso son menores, independientemente de la tasas de interés. Las altas tasas de interés también existen porque los prestamistas se cubren del alto riesgo que implica prestar a los informales, entre quienes no hay garantías que aseguren el repago de los créditos, mas allá de sus “redes” y capital social.

Las operaciones informales del crédito son sumamente heterogéneas ofreciendo diversos operadores y servicios. El elemento común que corre por todas las opciones son su informalidad, adaptabilidad y flexibilidad. El crédito informal se caracteriza por ser no regulado, de fácil acceso, de corto plazo, con costos de transacción bajos, que exige poco o nada de colateral, de alta flexibilidad adaptándose a las necesidades de la persona. Esto reduce sus costos de la transacción y les da una ventaja comparativa sobre el crédito formal aun cuando termine la persona pagando más. El sector formal de crédito, podría aprender que el secreto del sector informal es su flexibilidad y bajo costo de transacción. Trabajar en la reducción de estos costos es una tarea indispensable.