Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Hipocresía fiscal

Publicado con autorización del autor

Por: Luis Pazos (*)

Una de las contradicciones más frecuentes de legisladores y partidos políticos es que por un lado piden un mayor gasto y por otro rechazan impuestos para sustentar esos gastos. Olvidan el principio contable elemental de que a todo gasto corresponde un ingreso.

Todo lo que aparentemente dan gratis los gobiernos: escuelas, universidades, atención médica, caminos, ayuda a personas de la tercera edad, seguro de desempleo, útiles escolares y otras medidas populistas y electoreras, salen de los impuestos. Un gobierno, sea federal, estatal, del Distrito Federal o municipal, que pide más recursos y a la vez los legisladores de su partido se oponen a aumentar impuestos para sustentar esas peticiones son ignorantes o hipócritas.

El peor impuesto es la inflación, que surge cuando un gobierno gasta por arriba de los impuestos recaudados. El déficit o brecha entre gasto e ingreso genera alzas de precios cuando se emite dinero para cubrirlo e incrementos en las tasas de interés cuando el gobierno pide prestado para cubrir sus faltantes.

Cuando un legislador o un partido sinceramente busca reducir impuestos, lo primero que hace es no apoyar programas que impliquen aumentos del gasto, pues necesariamente hay que aumentar los impuestos o engendrar inflación. No hay nada gratis, todo recurso sale de los ciudadanos productivos. Una universidad puede aparentar ser gratuita para los que ahí estudian, pero no es gratis para los contribuyentes, cuesta, y muchas veces el costo por estudiante es mayor al de las instituciones educativas privadas.

Es deshonesto presentarse por un lado como enemigo del aumento de impuestos y por otro ofrecer gratuitamente todo a los ciudadanos. Es contradictorio criticar un impuesto y a la vez exigir se entregue parte de la recolección del mismo a las entidades federativas gobernadas por el partido que se presenta a los ciudadanos como opositor a ese impuesto. Esas actitudes, hipócritas e irresponsables, son una de las principales causas de la miseria de millones de mexicanos y latinoamericanos.

* Profesor de Economía Política