Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
¿Hubo golpe en Paraguay?. Álvaro Vargas Llosa

La destitución del Presidente de Paraguay ha remecido a la región latinoamericana. Un grupo de países capitaneados por la Venezuela de Hugo Chávez ha denunciado un golpe de Estado y retirado a sus embajadores. Los gobiernos moderados de centro izquierda y centro derecha, desbordados por la reacción de la izquierda carnívora en respaldo de Fernando Lugo, el mandatario destituido, han seguido la línea de Caracas aunque con algo menos de severidad.

Hace cuatro años, Lugo, un ex obispo católico, interrumpió la hegemonía de seis décadas del autoritario Partido Colorado con una victoria sorprendente. Lo hizo a la cabeza de una improbable coalición de partidos de izquierda y liberales que sólo tenían una cosa en común: su odio a la era de los “colorados”. Los nexos umbilicales entre el Partido Colorado, los militares y una trama de intereses latifundistas habían hecho de Paraguay el estereotipo del Estado latinoamericano pre moderno o neocolonial.

Muchos daban por descontado que Lugo bailaría al son de los hermanos Castro y Chávez. Pero en parte por las resistencias que enfrentaba en su país y por su propio temperamento, Lugo limitó el empleo de sus instintos socialistas a la realización de una modesta reforma sanitaria, la repartición de subvenciones a unas 20.000 familias y un aumento de impuestos a los productores de soja. Se le cruzaron en el camino un cáncer y algunos hijos ilegítimos que fueron saliendo a la luz pública con escándalo. Esto último, de todas formas, tuvo menos efecto del que habría tenido en otras partes: en un país que perdió a la mayor parte de sus varones jóvenes durante la Guerra de la Triple Alianza en el siglo 19, la práctica de tener hijos ilegítimos está muy extendida. De los cuarenta y cinco Presidentes paraguayos, ocho fueron hijos de madre soltera.

La suma de todo esto, sin embargo, debilitó a Lugo ante sus adversarios, incluyendo los liberales que dominaban su coalición. El aislamiento político lo llevó a hacer esporádicas concesiones al Partido Colorado. Nunca bastaron para aplacar a los intereses creados, especialmente a la luz de las periódicas invasiones de terrenos por parte de campesinos a los que Lugo se resitió a enfrentarse de forma drástica.

Es irónico que Lugo fuera destituido tras una invasión de tierra a la que sí respondió con fuerza. Cuando una treintena de campesinos se metieron a una finca de la conocida familia Riquelme, su gobierno intervino. Los campesinos armados mataron a seis policías y sufrieron once bajas, gatillando el drama que desembocó en la destitución de Lugo una vez que el mandatario enfureció a los liberales al sustituir al ministro del Interior con un miembro del opositor Partido Colorado. Los diputados votaron masivamente a favor de que el Senado le abriera un juicio político. El Senado obedeció con la velocidad del rayo y el resto es historia.

En un continente conocido por todas las variantes del golpe de Estado, se entiende que haya quienes de buena fe piensan que eso es lo que hubo. Pero no lo fue. Se siguió la letra de la Constitución, incluida la abrumadora votación parlamentaria y la sustitución del mandatario por su Vicepresidente, el “aliado” liberal Federico Franco. Las elecciones presidenciales programadas para abril no han sido canceladas y los cuarteles están quietos. Es más: aunque Lugo condenó desde un inicio la destitución, no usó la expresión “golpe de Estado” al comienzo. Sólo cuando Chávez y compañía se encaramaron sobre la crisis paraguaya para liderar una reacción internacional el paraguayo se envalentonó.

Si no fue un golpe, ¿qué fue? Fue una acción alevosa y vil por parte de un grupo de intereses que tienen en común poco más que su desprecio a Lugo y su efecto será reblandecer las instituciones del país. También fue una movida profundamente estúpida: echar a un Presidente por un tipo de incidente que ocurre con (demasiada) frecuencia en las democracias sudamericanas a nueve meses de unas elecciones que probablemente ganará el Partido Colorado tiene la apariencia de una conspiración golpista, especialmente si la dirige la derecha. Esto es lo que ha desarmado a la centro izquierda y la centro derecha latinoamericanas ?de Brasil a Chile?, que se han dejado llevar por la reacción de Chávez y compañía.

Es evidente que Venezuela, Bolivia y Ecuador (con sostén cubano) no son las voces más autorizadas en un esfuerzo por restituir democracia alguna. Unos con más éxito que otros, esos gobernantes han demolido las instituciones democráticas que les sirvieron para llegar al poder. Su reacción a la crisis de Paraguay está dictada por el instinto de supervivencia. Han suministrado innumerables pretextos a las agonizantes instituciones democráticas de sus países (infinitamente más de los que suministró el moderado Lugo) para merecer una destitución. Argentina, otro gobierno populista que se está volviendo más autocrático y radical con cada minuto que pasa ahora que ha implosionado el modelo económico, tiene sus propias razones para temer una situación “paraguaya”. Que haya añadido su voz al coro dirigido por Caracas no sorprende.

Hay otra razón por la que la destitución de Lugo fue un craso error. Ha suministrado gratuitamente una causa a los peores gobiernos de América Latina y expuesto la falta de espina dorsal diplomática y de seguridad en sí mismos de que adolecen los mejores.

Publicado por: Álvaro Vargas Llosa
Hilo de Ariadna. El Mundo.
26 de Jun de 2012.