Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Hugo Chávez y los Reyes Mediáticos

This article is available in English at http://www.humanrightsfoundation.org/nypost.html

Por: THOR HALVORSSEN

6 de junio de 2007 — En las pantallas de televisión de los Estados Unidos vemos al presidente venezolano Hugo Chávez y su tropa de serviles amedrentando a centenares de miles de estudiantes que protestan por el cierre de la última estación de televisión independiente de la nación. Dentro de esta historia de “El dictador Vs. Las fuerzas de la libertad”, hay un relato de dos monarcas del mundo mediático—uno heroico y uno cobarde.

El cierre de RCTV por parte de Chávez a finales del mes pasado (negándole a RCTV la renovación de la concesión como emisora) fue el empuje final hacia el cierre de toda voz independiente.

En los ocho años que Chávez ha sido presidente, el periodismo se ha convertido progresivamente en una de las profesiones más peligrosas en Venezuela. El gobierno y sus partidarios han sistemáticamente acosado, golpeado y hasta dejado sin vida a quienes ejercen la profesión de ser comunicador social. Reporteros Sin Fronteras, el Comité para la Protección de los Periodistas, Freedom House, Human Rights Watch, Amnistía Internacional y otras importantes organizaciones, han condenado la guerra que el gobierno de Chávez ha librado en contra del periodismo.

RCTV ha transmitido su programación de manera ininterrumpida por más de 50 años y se fue convirtiendo en un crítico altisonante del gobierno chavista. A nivel nacional representó la última voz que se mantuvo firme en la imparcialidad e independencia de sus transmisiones, mostrando la realidad venezolana sin arreglos ni maquillajes. Fue la estación más popular del país.

El héroe de RCTV es su Director, Marcel Granier — quien no recibió ningún preaviso legal sobre el cierre del canal. Se enteró de esto, al oír al presidente Chávez anunciar públicamente que RCTV sería castigada por criticar al gobierno, por ser de la “burguesía” y por ser “golpista”. (Como insulto final se apareció un juez con un pelotón militar, dos días antes del cierre, ordenando que el equipo de transmisión de RCTV fuera prestado “temporalmente” a la nueva estación del gobierno que reemplazó a RCTV).

La reacción de Granier ha sido ejemplarmente digna, no ha doblegado un instante sus principios y valores democráticos y con ello ha arriesgado su vida y su fortuna en la lucha por la libertad de expresión. Ha mantenido al equipo reporteril trabajando con normalidad, insuflándoles ánimos para no sucumbir ante el agravio colectivo producido por la decisión del gobierno. Ahora RCTV se transmite por Internet, no han callado sus voces. Sus reportajes sobre las protestas estudiantiles de los últimos días se pueden ver a través del sitio YouTube.com. En contraste, la primera vicepresidenta de la Asamblea Nacional ha pedido a la Fiscalía que se investigue y aprisione a Granier por supuestamente desestabilizar al gobierno.

Un alto funcionario del gobierno venezolano admite que el cierre de RCTV es parte de un proceso hacia la “hegemonía comunicacional” sobre la información y programación. Sólo queda Globovision, un canal de noticias con cobertura y alcance limitado, no a nivel nacional. Su público mayoritario es la clase media de Venezuela (que cada día es más escasa).

El día 28 de mayo, después del cierre de RCTV, el presidente Chávez pidió públicamente que se abriera una investigación a Globovisión y amenazó con cancelarle su concesión. Con tono provocador se dirigió al director de Globovisión y a otros “enemigos de la patria” preguntándoles: “yo estoy dispuesto a morir. ¿Y ustedes?”

Los defensores del régimen se escudan, tildando de “independiente” a la otra estación de televisión privada de Venezuela: Venevisión — cuyo dueño es el villano mediático de este relato.

Al principio, Venevisión mantuvo su independencia. Hacía públicas las críticas contra las políticas del Presidente. En 2004, Chávez acusó al dueño del canal, Gustavo Cisneros, de conspirar en contra del gobierno. Después de una reunión privada entre los dos (a la cual también asistió el ex—Presidente de EE.UU, Jimmy Carter), Venevisión cambió de rumbo. Los analistas políticos desaparecieron de la programación, las marchas de la oposición y comentarios del liderazgo opositor fueron ignorados y la cobertura de todo asunto que comprometía al gobierno tomó un color rosa.

¿Cuán profunda es la complicidad entre Cisneros y Chávez? Valga sólo mencionar una conversación telefónica a finales de diciembre de 2006 entre la mano derecha de Cisneros en Venevisión, Carlos Bardasano, y Jesús Romero Anselmi, encargado del canal del gobierno, Venezolana de Televisión. (La grabación fue difundida en YouTube.com y no ha podido ser suprimida). En la llamada telefónica, los dos ejecutivos estiman que “juntos, no nos para nadie”, al tiempo de bromear diciendo que Venevisión quizás debería cambiarse el nombre, para ilustrar así el grado de cercanía existente entre el gobierno y el canal.

Cisneros, de la alta sociedad de Nueva York, es un titán en el mundo mediático. Goza de un puesto en la Junta Directiva de Univisión, la emisora latinoamericana más grande de los Estados Unidos; su compañía es dueña de múltiples estaciones de radio, TV y otras propiedades de telecomunicaciones.

Cisneros suele dictar cátedra en los Estados Unidos acerca del mundo de la comunicación, dando discursos sobre el deber de los comunicadores sociales de asegurar que el público tenga a su disposición la información que necesita y asegurar también la transparencia gubernamental. Pero lejos de sus charlas, en Venezuela, sus ejecutivos de Venevisión no han hecho declaración alguna acerca del cierre de RCTV. Claro está que Cisneros también se va a beneficiar enormemente de los ingresos por concepto de publicidad que antes iban al canal de su rival.

El fascismo no triunfa si no se le ayuda.

Thor Halvorssen es presidente de la Human Rights Foundation con sede en Nueva York. HRF ha luchado por el derecho a la libertad de expresión e información y con ello por el NO al cierre de RCTV. Puede verse en: www.RCTVLibre.com.

Traducción: M.v.d.P.

Escuche la conversación entre Carlos Bardasano (Venevisión) y Jesús Romero Anselmi (VTV) aquí

Contacto: Yusby Méndez-Bachstetter, Human Rights Foundation, (212) 246.8486, yusby@thehrf.org