Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Huracán sobre Ojo de Agua

Da la impresión que la ciudadanía va a asentar las cosas en un nuevo lugar.

El Universal 16/10/08

Por: Carlos Raúl Hernández

En el principio era el Guaire, asociado a la perfección con la fuerza que amenazaba la vida civilizada del país en 1998. Ese era el símil que recogía muy bien lo que a partir de ese momento pasaría, una corriente sepia que se alimentaba del odio, la mentira, el resentimiento de todos, pero principalmente de la medianía de las cabezas cuyo papel era pensar y vigilar la estabilidad del país.

Ahora es un huracán fétido que recorre la geografía nacional, que envilece, corrompe, adultera, miente, prostituye todo lo que toca. Dirigentes políticos, sociales, culturales, de la democracia, reciben su ráfaga pútrida de insultos y maltratos. La metástasis ha venido corroyendo, una por una, las realizaciones de cuatro décadas de democracia. Y después de diez años de gobierno, sus efectos envilecedores comienzan a producir reventones en los más diversos órganos de la sociedad.

Tormenta Esta tormenta de aguas servidas se derrama sobre dirigentes sociales, políticos, culturales, candidatos y sobre la nación entera, tomada por esa enfermedad llamada en los bajos fondos “la revolución”.

Mientras los alcaldes metropolitanos chavistas, después de diez años de un fracaso inigualable, abandonan las alcaldías y huyen desesperadamente hacia ninguna parte, Istúriz, realizado su desmoronamiento de la educación (no olvidemos que con él comienza la regla de que las clases en las escuelas no comienzan el día asignado) y de su abrupta salida del cargo, se presta de nuevo a una trapisonda, lanzarse a la Alcaldía Metropolitana para destruirla, desmantelarla y entregársela al energúmeno devorador y desintegrador, al Leviatán. Aquel gigante que imprecaba en una democracia tolerante y blanda, ahora pule la hebilla del gritón y charlatán.

Caracas se ahoga en basura Las zonas humildes de la ciudad, que tanto le han soportado a esta invasión pirata, a este enjambre de depredadores. Ni Catia ni Propatria ni 23 tienen dolientes entre quienes saquearon la capital, se compraron mansiones, hicieron sus cuentas en euros, mientras la vida de los ciudadanos transcurre entre ratas, moscas y cucarachas. Vida triste y doliente entre las amenazas de una bala fría, un depredador adolescente o un aguacero letal. Por eso pareciera que Fuenteovejuna se prepara, coge aire, calienta los músculos, para liberarse de esta abominación. Es como la mujer que por fin enfrenta al macho golpeador o la hija que se decide a confrontar al padre abusivo y baboso. Ya no insulta sólo a los opositores, sino llama contrarrevolucionarios al PPT y al PCV

Da la impresión -¿o será que uno quiere verla?- que la ciudadanía va a asentar las cosas en un nuevo lugar. Llueve y escampa.

carlosraulhernandez@gmail.com