Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Iguanas, rabipelados y… ratas. Carolina Jaimes Branger

“Ni los escamosos reptiles ni los asaltantes de gallineros tienen responsabilidad alguna”

Si en algo ha sido consecuente el Gobierno ha sido en buscar -y encontrar- chivos expiatorios a quienes culpar de su ineficiencia, corrupción e inacción. A lo largo de casi catorce años hemos escuchado las excusas más insólitas y desparpajadas dichas con un caradurismo de solemnidad.

No podía ser distinto: si somos la sucursal de Cuba ¿cómo no culpar a Estados Unidos de todo lo malo que pasa aquí? Reconozco que el bloqueo norteamericano ha sido una pifia, pues ha afianzado el régimen castrista, exactamente el efecto contrario al que pretendía. Pero en Venezuela, nosotros vendemos petróleo y los gringos nos lo compran. No es que no hay bloqueo: hay una relación comercial importante.

Y como el bolsillo no tiene corazón, el Gobierno norteamericano se ha hecho el loco cuando el Presidente venezolano lo ha acusado de estar detrás de supuestos golpes de Estado, hipotéticos magnicidios, tragedias naturales, alimentos podridos, amén de tener planes para conquistar el mundo, cosa que SuperHugo -“ese” Bolívar semidiós- evitará a todo trance… siempre que no haya un Museo Histórico Militar cerca.

Sin embargo, paralela a esta costumbre de culpar “al imperio” de nuestras desgracias, quizás porque el número de quienes lo creen ha mermado significativamente, ha crecido un fabulario alrededor de las metidas de pata oficiales.

El lanzamiento de la Gran Misión A Toda Vida Venezuela, que busca “elevar los niveles de seguridad en la población” es un ejemplo perfecto de estos cuentos de camino que buscan excusar la absoluta incapacidad del Gobierno en detener la escalada de violencia que ha enlutado a tantos hogares venezolanos. ¿No dizque era pura imaginación la inseguridad? ¿Cómo va a aparecer Chávez con su cara tan lavada a decir que “ahora sí” el gobierno tomará cartas en el asunto si hasta hace un par de meses se había hecho el loco, el sordo y el ciego en ese tema?…

Iguanas y rabipelados también han sido declarados culpables con el fin de excusar a quienes con manifiesta inutilidad han desmantelado el país. Pero todos sabemos que ni los escamosos reptiles ni los asaltantes de gallineros tienen responsabilidad alguna. La culpa de la falta de luz, del desmadre, del desastre, de este zaperoco que tenemos en el país es única y exclusivamente de las ratas.

@cjaimesb

CAROLINA JAIMES BRANGER | EL UNIVERSAL
lunes 2 de julio de 2012 12:00 AM