Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Inflación socialista

El Gobierno no entiende el problema inflacionario en que está metiendo a la población

Por: Domingo Fontiveros

El Gobierno aplicó un truco con el IVA el pasado mes de marzo para que el aumento en los precios al consumidor no reflejara el verdadero ritmo inflacionario que se viene generando por efecto de su desorientación en materia económica. Al reducirse la tasa IVA en 3 puntos (además de llevarla a cero por ciento en ciertos rubros) y medirse los precios al consumidor con el impuesto incluido, era obvio que a menos que la inflación real fuese ese mes de 3% o más, el “índice” mostraría un reducción.

Esto fue precisamente lo que ocurrió, para beneplácito de los ministros que alardearon del descenso en 0,7% de los precios como muestra de eficacia de la medida (a la que debe añadirse la intensidad alcanzada por la represión y el acoso comercial). Sin estas manipulaciones de la tasa del impuesto, el índice de precios habría subido nuevamente dejando al descubierto el verdadero registro inflacionario, que es lo que interesa para tomar decisiones importantes en materia de política económica.

Ignoro si el Gobierno cree realmente en este resultado de exhibición, o actuará en conciencia con prontitud para prevenir una subida inflacionaria que vendrá luego si no se introducen correctivos importantes en el plano fiscal y monetario.

Varios asuntos preocupan en este terreno. Primero, que viene una nueva reducción de la tasa IVA en 2 puntos para el 2do. semestre. Con ello aumentará la presión de demanda sobre los precios, al nuevamente generar un aumento del ingreso disponible en los consumidores. Segundo, la declaración oficial sobre una futura eliminación completa del IVA como fuente de recursos fiscales, porque revela una creencia errónea sobre la base de sustentación financiera del Estado. Tercero, que el Gobierno siga gastando a ritmo creciente, como lo revelan cifras preliminares que colocan el incremento del gasto presupuestario en torno al 50% en el primer trimestre de este año, con lo que se acentúa la presión de demanda sobre el alza de precios. Cuarto, que el Gobierno se empeñe en expropiar empresas, meterse a comerciante y productor, y acosar de mil maneras al aparato productivo privado, porque todo ello castiga a la oferta y abre más el desequilibrio oferta-demanda. Entre otros.

Que el Gobierno no entiende el problema inflacionario en que está metiendo a la población venezolana es una realidad con dos evidencias contundentes. Una, que los precios al mayor medidos “sin IVA” en 12 meses aumentaron hasta marzo en 19,8% (con 1,7% de incremento en ese mes), con lo que la aceleración de la inflación respecto a diciembre pasado fue de 48%. Este es un registro sin maquillaje ni truco tributario, que indica hacia dónde van las cosas.

La otra, que la escasez de rubros regulados arbitrariamente se reproduce como hongos durante la noche. Esta escasez no es sino la contrapartida en detrimento del consumidor de los precios hibernantes que las agencias del gobierno han impuesto a través de la represión comercial.

El régimen quiere imponer sus slogans vacíos de contenido como megalitos de la realidad, por encima de lo que la gente quiere y legítimamente aspira. Haciéndolo, no ejerce el poder en favor de la gente, sino en su contra, a pesar que proclame el bienestar del pueblo. En la dimensión económica, esta escasez crónica de productos es la cara oculta de la inflación socialista.

dfontiveros@cantv.net