Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Iniciativa privada y mercado: en demolición? Jesús González

Venezuela en su aspiración por un régimen moderno, inició en el año 1945 y con mayor énfasis desde 1958 la perfección de un modelo económico con destino definido a la luz de dos posibles orientaciones: (1) el Estado actuando como capitalista por intermedio de empresas públicas sin la presencia del mercado; o (2) el Estado como conciliador de intereses contrapuestos entre un necesario  y naciente empresariado, el mercado y las empresas públicas.

La escogencia de la segunda alternativa propició en las siguientes dos décadas (hasta 1978 cuando cae por vez primera el PIB un sólido crecimiento (sin inflación) impulsado con recursos humanos y financieros nacionales y extranjeros, que se tradujo en una manifiesta movilidad social y la formación de una pujante clase media con efecto multiplicador en el mercado doméstico. A partir de 1980 (y la primera devaluación en 1983) el modelo mostró su debilidad implícita: no existió correspondencia con la generación de tecnologías y medios de producción vinculadas con nuestra realidad y creados en suelo patrio en aras de impulsar la sustitución de importaciones (insumos y tecnología), y con el desarrollo de un fuerte mercado interno como condición para sostener y dinamizar el crecimiento económico; tal debilidad alteró integralmente el modelo ante los efectos inducidos por la vulnerabilidad del sector externo de la economía. Ante la pérdida relativa de su bienestar, se hace presente en la ciudadanía una confusión sobre su causa (y desesperanza sobre sus consecuencias) que llevó a una mayoría significativa a “concluir” que la deficiencia en la administración pública y sus políticas (y más) eran inherentes al propio sistema político-económico imperante y a la democracia misma.

Esa confusión se alimentaba igualmente de un alto nivel de corrupción (que se mantiene) y de una caída en la credibilidad de los partidos políticos (que se viene superando); todo lo cual propició la aparición electoral de un nuevo enfoque: un socialismo estatalista, contrario a la libertad individual y con nuevas formas de generación, apropiación y distribución de los excedentes económicos; bajo la denominación de socialismo del siglo XXI con una ideología dogmática y una “doctrina económica” que sostiene que el Estado y el Gobierno bastan para solucionar las desigualdades y dificultades en un contexto de reforma social, reflejando una vanidad política apartada de las leyes económicas (y de la “terca economía”) al extremo de pretender reducir la democracia a un mero formalismo electoral.

En esa ilusión de tránsito hacia un Estado Comunal y su correspondiente Sistema Económico Socialista, se crearon en el año 2001 las “zonas especiales de desarrollo sustentable (zedes)” con la finalidad de promover el desarrollo  mediante la planificación de la economía por zonas (zonas socialistas de producción); en complemento a la red de distribución socialista  que en 2012 cuenta con 120 plantas procesadoras, 10 centrales y 19.000 puntos para la venta de alimentos; mientras que para 2013 estiman construir 54 Pdval, adquirir 20 carnicerías móviles Mercal (para completar 29), poner en funcionamiento 5 bodegas móviles Abastos Bicentenario e igualmente 27 sedes de Farmapatria (para llegar a 120); con el propósito de  demoler el mercado (¿?) y consolidar el Modelo Productivo Socialista, al igual que el hecho comunal que según cifras de la Asamblea Nacional se habían conformado hasta 2012 unos 43.801 Consejos Comunales, 3.000 empresas comunales y familiares, 3.200 Consejos de Economía Comunal, 200 Comunas,  14 Distritos Motores y 3.150 Comunas (450 por año) para localizar unos 39.000 Consejos Comunales, y así demoler la iniciativa privada (¿?). Esa pretensión de demoler la iniciativa privada y el mercado sin haber estructurado la economía socialista estatal ni haber ponderado lo difícil de su reemplazo, se ha traducido en un descalabro económico (que los conductores del “proceso” niegan y ocultan bajo supuestas “guerras”, acaparamiento y campañas mediáticas), habida cuenta de la caída en la producción mercantilista con obvias consecuencias sobre el déficit de producción, inflación y escasez de divisas, alimentos y bienes en general. En tal contexto, las importaciones durante el 1999-2012 crecieron un 309%, las exportaciones no tradicionales disminuyeron desde $ 5,5 millardos en 1999 hasta $3,8 millardos en 2012, la industria manufacturera en 2012 creció un 0,29 % con relación al 2011 versus un crecimiento poblacional del 27%, una estimación de crecimiento para 2013 menor al 1% (con peligro de estanflación), en un ambiente de inflación anualizada del 35,2% (con posibilidad de superar el 45% para finales de año), puntual en mayo del 6,1%  una inflación en alimentos del 49,9% y un índice de escasez del 20,5%. En fin, el denominado socialismo del siglo XXI no ha inducido transformaciones positivas (al contrario) en el ámbito de la economía permitiendo ratificar que la libertad, la iniciativa privada, la seguridad personal y jurídica, el mercado, la inversión nacional y extranjera en un contorno de economía abierta, han de ser los ejes del desarrollo económico, lo cual no limita en forma alguna adelantar políticas en procura de alcanzar un socialismo de tipo democrático.

JESÚS ALEXIS GONZÁLEZ.

@jagp611