Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Isabel Pereira: “Aquí nadie sale de manera espontánea a invadir un terreno”

Entrevista a Isabel Pereira, Socióloga y Directora de CEDICE: “El Gobierno trata de abrir un conflicto horizontal entre los vecinos y los nuevos ocupantes” “Es un hecho histórico que sean los ciudadanos los que están defendiendo la propiedad en el país”

Según Pereira, frente a la propiedad privada no hay polarización, pues todos los venezolanos desean tener su patrimonio.

Por: Delia Meneses

Por años, Isabel Pereira, socióloga y directora de Cedice, ha estudiado el tema de la propiedad privada y de las ocupaciones ilegales. Se ha entrevistado con invasores, ha trazado el perfil de muchos y asegura que habla con criterio cuando dice que las invasiones no la realizan espontáneos.

“No son movimientos populares que bajan de los barrios a apoderarse de unos terrenos, eso no ocurre en Venezuela. Ni grupos que se muevan por su propia fuerza, autónomamente, eso no ha existido aquí como sí ha ocurrido en países como Brasil”.

-¿De acuerdo a sus investigaciones cuál es el perfil de los invasores?

-Yo me he sentado a hablar con ellos y me dicen: ‘yo era policía o yo estaba desempleado y me dijeron inscríbete en esa lista para invadir y te damos un terreno, después lo vendes’. Hay oficinas del gobierno cuyo objetivo en muchas épocas es organizar invasiones, hacer listas de zonas a invadir. Todos los investigadores que estamos en campo pensamos que esto es organizado desde arriba. Aquí nadie sale espontáneamente a invadir.

-Cómo analiza lo ocurrido en Lomas del Ávila donde fueron los vecinos quienes frustraron la invasión de un edificio en construcción?

-El Gobierno permite la anarquía y el caos. Por un lado dice que no es bueno invadir pero a la vez se coloca como protector de los invasores, lo cual te hace un juego muy ambiguo. Quienes se están defendiendo frente a esas invasiones son los ciudadanos. Es un hecho histórico y muy novedoso que en Venezuela son los vecinos los que están al frente defendiendo la propiedad de manera muy responsable y conciente. Este es uno de los fenómenos más hermosos que como socióloga yo he podido ver. En El Valle iban a ocupar un terreno que tenía un uso urbano (estacionamiento) y los vecinos organizados se pararon y dijeron “No”, de forma insólita y única. Ha habido un proceso progresivo de toma de conciencia del ciudadano.

-¿Y el peligro de los enfrentamientos entre vecinos?

– Las personas que han logrado adquirir un apartamento con su esfuerzo defienden su comunidad, su calidad de vida, sus áreas verdes. Pero la respuesta del Gobierno es culpabilizar a los vecinos acusándolos de que no quieren ayudar a los pobres. Entonces trata de abrir una guerra, un conflicto horizontal entre los vecinos y los nuevos ocupantes, son tácticas muy perversas. Es una forma de lucha de clases.

-¿Por qué el Gobierno propiciaría estas acciones si se ha probado que las invasiones son impopulares y que 80% de los venezolanos defiende la propiedad?

-Ellos nunca van a abandonar el ataque a la propiedad privada porque ese es un objetivo estructural e ideológico del Socialismo del siglo XXI. Por eso es que aparece y desaparece. Lo que lo afecta es la evaluación política que ellos hacen de eso, qué significa en términos electorales en determinados momentos. Las invasiones son una de las manifestaciones más claras de la inviabilidad de la propuesta del Socialismo. Denota que no se ha resuelto el drama de la falta de vivienda, que ese problema está crudo después de 12 años en el Gobierno.

-Los vecinos siempre ponen de manifiesto la relación entre invasiones y deterioro de la zona

-La política de las autoridades del Gobierno es tomar cualquier terreno que esté sin uso. Sin una planificación urbana, sin prever la red de servicios. La solución pasa, entonces, por deteriorar la calidad de vida de las comunidades que ya existen, como es el caso de Montalbán. Eso es un irrespeto total a los ciudadanos, tanto a los que están allí como a los nuevos. Qué hay de las cañerías nuevas, de la ampliación de la vialidad, de las nuevas escuelas, de los parques.

-Los terrenos invadidos pasan a ser propiedad de quién?

-Si se llega a construir viviendas en esos terrenos lo que entrega al Gobierno a las personas son permisos de ocupación. La vivienda es del Estado y si es del Estado puede ser de cualquiera o de nadie. A Cuba le costó 50 años entender que la propiedad privada de la casa era un derecho humano y en 2011 le concedieron a los cubanos el derecho de comprar y vender sus viviendas. Todos los países donde han destruido la propiedad privada han regresado y confiesan que eso fue un error. Así ocurrió en Rusia, en China, en Cuba, en Vietnam.

El Universal

Domingo, 4 de marzo de 2012