Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
James M. Buchanan y Public Choice: A 3 años de su partida

Este 9 de enero se cumplen 3 años de la muerte de James M. Buchanan, Premio Nobel de Economía de 1986 y quien fuera junto con Gordon Tullock, fundador del Public Choice (teoría de la elección pública), escuela de economía que se basa en el análisis económico de la política.

.

El Public Choice parte de una premisa muy sencilla, y es que si en la economía (siguiendo las primeras ideas expuestas por Adam Smith) sabemos que todo individuo persigue su interés propio, ¿por qué en política habría que pensar algo distinto si es el mismo individuo?, ¿por qué habría que pensar que persigue el interés colectivo?.

l

cedice_banner1

De hecho esta dimensión individual es destacada en una de las obras más importantes del que fuera decano de la Universidad norteamericana de George Mason. Buchanan señalaba que desarrollaría una idea de lo que creería que un Estado debe ser, para lo cual construiría de forma preliminar e ingenua una teoría de la elección colectiva que no es más con un conjunto de acciones individuales (Buchanan, James y Tullock, Gordon, The Calculus of Consent: Logical Foundations of Constitutional Democracy, consultado en: la página del Library of Economics and Liberty del Liberty Fund, Inc). La metodología en estos términos es individualista, porque considera cómo actúa el individuo y cómo toma sus decisiones (Buchanan, James y Tullock, Gordon, The Calculus of Consent: Logical Foundations of Constitutional Democracy).

.

Ahora bien, cómo Buchanan desarrolló su teoría?. Pues bien, en economía, el mercado es visto como el mejor mecanismo de cooperación entre individuos, que con capacidades y habilidades distintas en busca de su propio interés producen bienes y servicios determinados que pueden ser intercambiados por otros bienes y servicios, con lo cual no sólo se logra un beneficio propio sino también a un mayor número de personas. Buchanan transfiere esta lógica a la política “De tal manera que el proceso político deviene en una forma de colaboración destinada a la obtención de ventajas recíprocas” (Moreno, Ricardo, James Buchanan, Nobel de Economía por sus trabajos sobre la ‘elección pública’, consultado aquí).

.

Si en el mercado se nos revelan preferencias de la gente, necesidades a ser cubiertas, que es información e incentivos para actuar, y que guían las acciones de los productores para satisfacer esas preferencias y necesidades; en la política ocurre de forma similar, se revelan las preferencias (lo que desea recibir del Estado) del votante, necesidades a ser cubiertas, que es información necesaria e incentivos para actuar de los políticos electos, y que deben guiar las acciones de los políticos para satisfacer necesidades.

.

Visto así, por una parte es importante conocer las preferencias del elector que serán los incentivos del político electo para actuar y, entre otras cosas, el estudio de la teoría económica de las Constituciones (Álvarez, José Ramón, James M. Buchanan y la ‘elección pública’, consultado aquí), porque es necesario conocer las reglas constitucionales que limiten el poder político y de ser el caso, reformarlas. Cabe advertir que ambos ámbitos no están exentos de profundos problemas porque sólo por mencionar algunos: ¿el votante sabe lo que quiere?; ¿es fácil obtener información del votante?; ¿se puede limitar realmente al Estado?; ante la ausencia de instituciones ¿funciona el principio de división de poderes?.

.

Los representantes actuales del Public Choice revelan sus preocupaciones sobre estos temas, así tenemos, sin ánimo de ser exhaustivos, a Anthony de Jasay con El Estado: la lógica del poder político; Bruce Benson con Justicia sin Estado, Bryan Caplan con El mito del votante racional.

.

Buchanan deja un gran legado, para algunos es incalculable y su obra «no ha caído en saco roto» y «un nutridísimo grupo de liberales, austriacos y no austriacos, está continuando el camino despejado por el Nobel, llevando y mejorando su análisis institucional hacia campos donde las formas de organización coactiva no es que ya sean pequeñas y limitadas, sino simplemente inexistentes» (Rallo, Juan Ramón, James Buchanan y los límites del poder político, consultado aquí).

,

Para nosotros los venezolanos que estamos acostumbrados a votar por un mesías (en realidad un caudillo) que vendrá a resolver todos nuestros problemas es fundamental tener presente los aportes de James Buchanan; y efectivamente hacer un análisis económico de la política; tener consciencia que en el Gobierno (administración o gerencia temporal del Estado) hay personas con intereses personales; y entender que esto es normal porque al fin y al cabo son personas; pero que definitivamente deben ser limitadas en el ejercicio de sus funciones.

,

Andrea Rondón García | @arondon75
Doctora en Derecho de la UCV. Directora del Comité de Derecho de Propiedad de CEDICE. Profesora de la UNIMET.