Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
La amarga medicina del ajuste fiscal

Postmorten de una colosal fortuna petrolera.

El Universal 19/10/2008

Por: Alexander Guerrero

La recesión en nuestro patio

La crisis financiera global que se transmitirá como una fuerte recesión global por la drástica disminución de la demanda agregada en el mundo industrializado, donde la crisis financiera global -representada en crash bancarios sistémicos, fusiones, caída de los valores bancarios e industriales, colosales daños y contracción del crédito por las billonarias pérdidas, todo unido a un elevado costo fiscal asumido por los gobiernos de esos países industrializados, impondrá una fuerte desaceleración sus crecimientos económicos y una segura recesión con enormes costos fiscales en países como el nuestro, todo lo cual viene envuelto en una recesión cuya trayectoria ya comenzó en estas tierras venezolanas.

El impacto de ese entorno económico recesivo global vendrá de la mano de una fuerte desaceleración del crecimiento económico, de elevados costos fiscales por caída de los ingresos petroleros dado los menos precios de realización del petróleo y de una disminución de la oferta petrolera venezolana por descapitalización de Pdvsa y estatificación de importantes contratos petroleros privados. Ello será acompañado -de inmediato- por la caída de los ingresos fiscales no petroleros -IVA e ISL- en virtud de la contracción de la demanda y de las ventas.

Cómo es el ajuste fiscal: Peor que en otros años

¿Y cómo se manifestará -el ajuste fiscal- ese impacto recesivo? A través de los mismo de siempre, lo que hemos sentido cada vez que los precios del petróleo han caído en el pasado, con los mismos síntomas, las mismas enfermedades. Solo que esta vez será peor porque el ajuste fiscal que tendrá lugar de inmediato viene antecedido de un proceso intenso de descapitalización del sector privado, que ha transferido al Estado el peso mayor de sus economías, por adquisición, compra, estatificación y expropiaciones.

En otras palabras, un Estado más grande, que ahora es un paraguas social de cerca de cinco millones de venezolanos, más del doble que desde el ultimo ajuste fiscal en 1998-99, de un conjuntos de empresas públicas deficitarias y endeudadas, incluida Pdvsa, cuya monstruosa deuda adquirida en los últimos dos años no concilia el volumen de producción que actualmente tiene, con un coeficiente de deuda por barril producido desproporcionado, en fin de un sinnúmero de programa sociales redistributivos que en medio del ajuste fiscal tendrían severas dificultades de financiamiento, y esto tiene un fuerte costo social y político que el gobierno debilitado no tendría fuerzas para reparar.

Pero sobre la paradoja de un colosal derroche

Todo ello en medio de un colosal derroche de recursos, de un Estado que ahora es un empresario deficiente y costoso, de malas inversiones del Estado, pagadas por impacto fiscal, de una monumental corrupción y de otros desaguisadas financieros de gastarse el winfall petrolero más colosal de toda la historia en sostener un casino financiero especulativo que la crisis financiera global ha debido golpear salvajemente.

El haber malbaratado una fortuna petrolera en inversiones de dudosa calidad y no controlable ni auditable, -de cuyos balances los venezolanos no conocemos- en forma de acuerdos y ayudas económicas financiadas por los ingresos petroleros, a cambio de intangibles de difícil contabilidad u auditoría en la balanza comercial y de pagos, como por ejemplo la labor de los contingentes cubanos en aéreas de servicios públicos, y así por el estilo, viviendas, vialidad, y obras de infraestructura y salvataje de bancos y empresas en otras países del mundo. A ello se suma la colosal suma de dinero gastado en armamento dirigido a ser chatarra, sin que haya justificaciones de guerra y otras agresiones que requieran de defensa nacional.

Casino financiero con los reales del petróleo

Esta deformación en el manejo del Tesoro ha sido acompañada por arreglos financieros opacos y de dudosa estructuración con la adquisición de títulos públicos de países maulas, con historial reciente de default, Argentina, Ecuador y otros, con la creación de estructuras financieras, notas y letras de elevado riesgo, sin mercado secundario y otro destino que los propios fondos estatales.

En conjunto, para una especulación financiera de alto riesgo con ingresos fiscales, -una especie de crimen fiscal- muchas dirigidas a detener la evolución del dólar y otras divisas en el mercado cambiario, para tapar una ineficiente control de cambio y una grotesca sobrevaluación del bolívar, que no insume una inflación acumulada cercana al 100% en cuatro años, desde que tomó lugar la última devaluación del bolívar en el 2005.

Cómo será el impacto contractivo

El impacto fiscal contractivo vendrá en recorte del gasto, la adecuación del tipo de cambio nominal para compensar el ingreso fiscal perdido en la caída de los precios del petróleo, el alza en los impuestos, IVA, TF e ISLR, la contracción de las importaciones, y escasez, pero todo en un sustrato inflacionario de los cuales los venezolanos conocemos en sangre propia que cada contracción fiscal e acompañada de una hiperinflación. Esta vez no será distinto, la inflación de alimentos los cuales se importan ya en dos terceras parte de la demanda nacional monta a un 52% promedio anual.

Incremento de la marginalidad y el desempleo serán los caminos por donde transita la construcción económica venezolana, curiosamente precedida del mayor volumen de ingresos petroleros de toda la historia. Los reales no existen el derroche esta a la vista en la balanza de pagos y los gasto del Estado revolucionario.

Alex102@movistar.net.ve