Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
La carta-denuncia: una guía para su lectura. Jesus Alexis González

A manera de contextualizar el presente artículo, abordaremos de forma previa y breve dos aspectos que confieren el perfil de su contenido: 1.- Hemos diferenciado la política (arte y ciencia de gobernar) de la ideología (visión que relaciona al hombre con la sociedad) en función de poder argumentar, por una parte, que la política se nutre de dos fuentes: lo ideológico y lo económico, y por otra parte que el ideólogo sustenta una posición política (generalmente teórica) basada en una coherencia sistemática; 2.- La economía (como ciencia social) además de propiciar el bienestar social mediante la transformación de la sociedad a la luz de una adecuada economía política, es de igual forma la única vía que puede facilitar (para quienes aún sostienen su vigencia) la transición del capitalismo al socialismo, previa, según opinión de los ortodoxos, liquidación del sistema capitalista, eliminación del poder político y económico de la burguesía (fuente del fascismo) y la demolición de la propiedad privada, habida cuenta que “la producción, y, junto con ella, el intercambio de sus productos constituyen la base de todo orden social” (Engels).

Apoyándonos en estas premisas, y soslayando (por razón de espacio) la obviedad del desastroso comportamiento experimentado por la economía venezolana (muy especialmente en la última década) como consecuencia de la instrumentación (con intenciones soterradas) de políticas económicas supeditadas al interés político-partidista del Gobierno; formulamos un análisis a la carta-denuncia (conciencia) partiendo de la base que el verdadero cargo del “destituido”, quien es pieza intelectual importante del “proceso” y colaborador directo de Hugo Chávez por cerca de 20 años sosteniendo un “intenso vinculo de carácter ideológico, personal y programático” (carta, JG), era según nuestro parecer el de Ministro de Planificación de la economía para la transición al socialismo del siglo XXI.

De tal forma, nos resulta contradictorio, ingenuo o una estrategia inconfesable que ahora se pretenda evaluar la gestión del ministro revocado en función a “sus errores cometidos en materia económica” cuando en la practica ese no era su “trabajo”, ya que lo trascendente de su ejercicio profesional era crear un Estado proletario que tuviese “en sus manos no sólo la tierra, sino también las ramas más importantes de la industria” (Lenin). Veamos: La ortodoxia socialista afirma que la transición hacia el socialismo pasa por la demolición del sistema capitalista, hecho que se logra por intermedio de la planificación de la economía en aras de crear las condiciones para la liquidación de la base económica de la clase capitalista, como requisito para acabar con la democracia burguesa (y con la oposición reaccionaria) al igual que con la “solidez de sus relaciones internacionales” (Lenin) que impiden los cambios cualitativos; razón por la cual se debe “echar por tierra la base de todas las relaciones de producción y de intercambio” (Marx), en el entendido que “las modificaciones sociales no deben buscarse en la cabeza de los hombres, sino en las transformaciones de los modos de producción y de intercambio” (Engels), haciéndose necesario una “ofensiva contra el capital privado en una lucha a muerte” (Lenin). De igual modo sostienen que en una democracia burguesa capitalista (fuente del fascismo) “ningún progreso es factible sin atacar las bases mismas del sistema capitalista” (Dimitrov); hasta la “eliminación de la propiedad privada sobre los medios de producción, en favor de la promoción de la propiedad comunal” (Bases programáticas del PSUV); escenario donde una mayoría de los socialistas venezolanos niega cualquier posibilidad de economía mixta ya que, según ellos, no cambia la naturaleza económica del Estado capitalista (¿izquierda trasnochada?).

Así referenciado, y ante la evidente dictadura político-partidista que se ejerce sobre el desenvolvimiento de nuestro “modelo” económico, se nos facilita una mejor lectura de la carta-denuncia (conciencia) donde el autor sostiene que en la transición hacia el socialismo bolivariano “se considera a la planificación como una actividad transustanciadora, que debe contribuir como mecanismo ex ante a la ordenación y racionalización de la sociedad venezolana” (Carta, JG). Señala igualmente que durante su gestión fueron elaborados muchos documentos públicos bajo la guía del Comandante Chávez, los cuales formaron parte del Programa de la Patria que presentó el presidente al momento de inscribirse para la reelección y que luego de su desaparición física se convirtió en el programa de gobierno del actual presidente de la República. Es de obviedad manifiesta, que en el imaginario colectivo nacional priva la percepción en cuanto a que la dirección del actual “proceso” es capaz y está dispuesta a cualquier acción en función de mantener el poder político para avanzar en la revolución bolivariana,, lo cual coincide con lo afirmado en la carta-conciencia que “en este camino del proceso bolivariano era crucial superar el desafío del 7 de octubre de 2012, así como las elecciones del 16 de diciembre de ese mismo año. La superación se consiguió con gran sacrificio y con un esfuerzo económico y financiero que llevó al acceso y uso de los recursos a niveles extremos” (Carta, JG), señalando de seguida que el ambiente de gobierno alcanzado varió ya que “las cosas fueron tomando un nuevo rumbo con la desaparición física del Comandante Chávez” (Carta, JG).

Nos surgen muchas dudas e inquietudes, básicamente en lo relativo a si el Gobierno Nacional Colectivo profundizará las acciones en procura de transición hacia el socialismo (ahora Bolivariano), soslayando, tanto que “transitar del capitalismo al socialismo es una tarea titánica” (Hugo Chávez, La Habana, 2010), así como que más del 85% de la población clama por la presencia de la empresa privada; o si por el contrario (a) irán a un revisionismo estratégico a la luz de un nuevo y renovado Capitalismo de Estado de carácter temporal, hasta crear las condiciones para acabar con lo que denominan Capitalismo de Estado Burgués; o (b) se intente conducir la economía sin basamento científico y carácter holístico. En fin, y retornando a la carta-denuncia (conciencia) en comento, consideramos que la debida autocrítica, más que responsabilidad del ministro destituido, es al Gobierno a quien le corresponde autocriticarse al igual que dar a conocer al país su visión de la economía política que orientará las políticas económicas en el marco de una Venezuela democrática, pluralista y participativa, en intima vinculación con el Artículo 115 Constitucional.

JESÚS ALEXIS GONZÁLEZ
jagp611gmail.com