Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
La confianza en Chávez baja de 30%

Fuente: El Nacional

Por: Javier Conde

”Quienes desconfían de la capacidad del Presidente duplican a los que confían en él, y la gestión del Gobierno disminuye a los niveles de los años de conflictividad política. Un total de 1.895 entrevistas cara a cara y 105 telefónicas, todas en hogares, realizadas entre el 15 y el 24 de febrero de 2008, revela que por primera vez en 4 años no hay región del país con más de 30% de confianza en el jefe del Estado”.

El descenso es progresivo y consistente. Los que apoyan algo y mucho al Gobierno suman 34%, el mismo porcentaje registrado en el tercer trimestre de 2003, antes de que el presidente Chávez, acompañado del programa de las misiones, entre otros factores, repuntara hasta alcanzar un año después, en las vísperas del revocatorio, 60% de las simpatías. El Pulso Nacional de Datos detalla su incremento en los trimestres posteriores –el tope fue de 67% al comienzo de 2005– hasta su declive durante 2007, que comenzó en 55% y en cuyo transcurso perdió 21 puntos.

La encuesta de Datos consultó la opinión de 2.000 personas, hombres y mujeres mayores de edad, en 36 centros poblados de más de 50.000 habitantes en todo el país, una representación que calculan en casi 75% de la nación. El estudio fue realizado entre el 25 y el 24 de febrero. El nivel de confianza es de 95%.

¿Sí el Gobierno tiene 34%, quién capitaliza el resto?, es una pregunta pertinente. 37% no respalda ni al Gobierno ni la oposición, sector que reúne 27% de las simpatías, en un lento crecimiento, que tuvo su punto más bajo (15%) al comienzo precisamente de 2005, de franco apogeo del sector oficial.

La caída, de acuerdo con el estudio de Datos, se produce en todas las regiones del país.

Los que apoyan mucho al Gobierno pasan de 19 a 18 en la capital entre el cuatro trimestre de 2007 y el primero de 2008; de 25 a 21 en la noroccidental; de 18 a 9 en la oriental, de 25 a 24 en centro llano; de 23 a 12 en la centro occidental, y sólo sube en la andina de 14 a 17. Los que lo apoyan en algo se reducen a la mitad en la oriental, pasa de 23 a 18 en centro llano, de 26 a 22 en la centro occidental y de 18 a 14 en la andina, mientras se mantiene invariable en la capital y en la región noroccidental.

La confianza en la capacidad del Presidente invirtió sus valores en el curso de los últimos tres años –2005 al primer trimestre de 2008[/b]–, al punto de que ahora la desconfianza duplica a los venezolanos que confían en él. Para el primer trimestre del año 2005, 51% de los encuestados daba mucha o bastante confianza al Presidente y 25% poca o ninguna.

[b]Las líneas, descendente una, ascendente la otra, se cruzaron durante el tercer trimestre de 2007 en 36%. Desde entonces, en muy poco tiempo, la desconfianza llegó a 51% y la confianza tan sólo a 24%.

Negativo sobre positivo

Por vez primera en cuatro años, el juicio negativo sobre la labor del Gobierno supera al positivo. 25% la considera positiva/ muy positiva y 43% negativa/ muy negativa. En este caso, a diferencia de la opinión sobre la figura presidencial, el descenso comenzó antes, a fines del primer trimestre del año pasado. En cuatro trimestres y un poco más, la evaluación de la gestión perdió 24 puntos porcentuales. También por vez primera en los últimos cuatro años, la confianza en el Presidente no pasa de 30% en ninguna de las regiones del país.

En la centro occidental apenas tiene 19% y un punto más en los Andes y en Oriente. En la nororiental tiene 22% y en la capital 26%. En el centro llano se mantiene en 30%.

El Nacional ofrecerá en su edición de mañana otras partes del Pulso Nacional de Datos, quizás la encuestadora de mayor tradición en la medición de la opinión del país, que se remonta a los primeros procesos electorales de la era democrática.

La gran mayoría de las entrevistas realizadas para el estudio fueron cara a cara y 40% del trabajo de campo fue supervisado con nuevas visitas a los hogares seleccionados para el estudio.