Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
¡La conspiración!

01/12/09

¿Cómo no comprenden que la justicia debe emanar de la sabiduría del líder?

Por: José Toro Hardy

¡Hay una tenebrosa conspiración en marcha! Se trata de una acción lúgubre y peligrosísima que atenta contra la paz de la sociedad y amenaza con dar al traste con nuestras instituciones y enfermar la psiquis de los ciudadanos. Para colmo cuenta con el apoyo soterrado de muchos medios de comunicación que se dedican a difundir las cifras que anuncian algunos organismos conspiradores.

A la cabeza de estas perversas instituciones se encuentra un organismo conocido en los bajos fondos como Banco Central de Venezuela que acaba de anunciar que durante el ter- cer trimestre del 2009 el Producto Interno Bruto (PIB) de Venezuela se contrajo en un 4,5%. Nuestro líder denunció la maniobra. Su recomenda- ción es que se modifique la forma de calcular el PIB para diferenciarnos de las prácticas oscurantistas del capitalismo y así obtener los resultados que desea escuchar el pueblo.

Esa misma institución (el BCV) tuvo la osadía de decir que el PIB petrolero cayó en un 9,5% en el tercer trimestre del 2009. ¿Es que acaso esos señores no entienden que eso no se debe decir ni en juego en un país donde el ingreso petrolero aporta cerca del 93% de los dólares? ¿Es que no saben que en una gesta patriótica nuestro gobierno revolucionario expropió 47 empresas contratistas de Pdvsa y le puso la mano a infinidad de industrias y fincas productivas que estaban en poder de capitales pro imperialistas? Seguro que ahora esos traidores van a decir que por eso el sector manufacturero se contrajo en un 9,2%, el comercio en un 11,5% y el financiero en un 4,5%. Segurito que van a pensar que por eso las ganancias de Pdvsa cayeron en un 67% y que el Gobierno es el responsable de la brusca caída de un 4,8% del consumo privado y también de la contracción de un 14,5% de la inversión privada. Y ni se diga de la cantaleta que cargan con eso de la “inflación” y, peor aún, algo a lo que le dicen “estanflación”. Insólito, se atreven a sostener que la inflación acumulada durante la revolución supera el 707%.

Los economistas se agavillan en torno a esa perversión conspirativa de la economía para decir a hurtadillas que en Venezuela hay una crisis. Tienen la osadía de publicar libros en los cuales pretenden afirmar que la prosperidad de un país depende de eso que ellos mientan políticas económicas “coherentes y sensatas” y hacen referencia a un concepto a todas luces subversivo conocido como “seguridad jurídica”. Llegan al extremo estos conspiradores de mantener que “sin seguridad jurídica es muy difícil que haya inversiones”, sin comprender que no hay mayor seguridad que la inspiración del comandante. ¡Qué barbaridad! Deberían obligarlos a escuchar Aló Presidente para que entiendan que todas esas pamplinas de la economía quedaron en el pasado. Hoy en día nos aprestamos a adentrarnos en suprema felicidad del socialismo con las bienaventuranzas de los baños con totuma, disfrutando a plenitud del calor del trópico y extasiarnos contemplando la belleza de la noche sin el estorbo de la luz eléctrica. Todo esto se basa en los sólidos conocimientos que nuestro adalid logró amalgamar mientras administraba la cantina de Fuerte Tiuna.

Pero haciendo hincapié en el concepto de “seguridad jurídica”, ¿cómo no comprenden que la justicia debe emanar de la sabiduría del líder? ¿No recuerdan que el Rey Salomón impartía justicia por sí mismo? ¿Acaso el tal Salomón era más sabio que nuestro jefe?

Si el Gobierno quiere encontrar a los verdaderos conspiradores, yo me permitiría recomendarle que envíe a varias comisiones de la Disip y de la DIM a leer algunos textos de economía. Para empezar por los más criollos, me permito sugerirles que se lean el Tratado Moderno de Economía de Maza Zavala. Quizás podrían encontrar también algunas claves en los libros de economía del jesuita Manuel Pernaut, o incluso modestamente les recomiendo una obra titulada Fundamentos de Teoría Económica de la cual yo mismo soy autor, ¡todos confabulados! Pero como la conspiración es internacional deberían dictar orden de captura para que la Interpol aprese a personajes siniestros tales como Samuelson, Galbraith, Nordhaus, Fischer o Dornbusch y muchos otros (aunque debo advertir que estos son nativos de países imperialistas).

Por supuesto, creo que deberían ser exhumados los cadáveres de Adam Smith, David Ricardo e incluso John Maynard Keynes y practicarles una autopsia con la intención de develar las pistas que puedan conducirnos a determinar su autoría intelectual en la conspiración.

El Universal

josetoroh@gmail.com