Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
La Danza de los Millones en Sindicatos. Luis Pazos

Quienes se oponen a la transparencia de los sindicatos, arguyendo que lesiona la autonomía sindical y los derechos de los trabajadores, tratan de ocultar la verdadera razón de esa oposición, que es el manejo de miles de millones de pesos por algunos líderes sindicales sin dar cuenta a los trabajadores y al fisco.

Aunque no encontré datos exactos de los recursos de que disponen los sindicatos, calculo que entre cuotas de sus miembros y aportaciones del gobierno por conquistas en su contrato colectivo, el sindicato de PEMEX (STPRM), con 117 mil afiliados, dispuso de cerca de 5 mil millones de pesos en los últimos seis años y el sindicato de maestros (SNTE), que agrupa a un millón doscientos mil, manejó más de 40 mil millones en este sexenio, si me equivoco, pido me corrijan.

Los líderes de esos sindicatos no dan cuentas claras a los trabajadores ni al fisco, ni a la sociedad de en qué usan esos dineros. Los legisladores que tienen compromisos con esos sindicatos argumentan que pedirles cuentas claras por ley, del dinero que reciben de nuestros impuestos y de los trabajadores, viola los acuerdos con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), tratados de derechos humanos, el Artículo 123 Constitucional y va contra la autonomía sindical.

Todos esos argumentos, aunque falaces y algunos risibles, los defienden seriamente quienes durante décadas se han enriquecido a la sombra de los miles de millones de pesos que manejan discrecionalmente los sindicatos. Ni la autonomía universitaria, ni la autonomía de los estados, ni la autonomía de los partidos, ni la sindical, significan que puedan hacer lo que se les dé la gana esas instituciones con los recursos que reciben directa o indirectamente de los contribuyentes o de sus miembros.

No confundamos defender la opacidad de millonarios líderes sindicales con los derechos de los trabajadores. No tiene ningún sustento lógico ni jurídico hablar de violación de los derechos y de la autonomía de los sindicatos, porque les exijan dar cuentas de lo que se supone debiera ser transparente y estar a la vista de todos.