Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
La degradación de Venezuela. Carlos Alberto Montaner

Gane quien gane, los venezolanos ya han perdido.

Algunos economistas suponen que el desbarajuste económico es lo más grave. No lo creo. El desasosiego tal vez ha sido el peor legado del chavismo. Han sido catorce años consecutivos de degradación institucional, social y material. Los menores de veinte años —una buena parte del país— no tienen otra memoria que la permanente crispación en que han vivido sus cortas vidas.

Para ellos, el espacio público no es un territorio común libremente segregado para armonizar los intereses contrapuestos de los ciudadanos con arreglo a la ley, sino un campo de batalla en el que deben aplastar a los adversarios.

Chávez degradó la práctica política estigmatizando a sus contrincantes con diversos tipos de insulto (escuálidos, majunches, fascistas, cualquier cosa). Jamás entendió que la cordialidad cívica y la tolerancia son rasgos inherentes a la democracia. Venezuela es hoy es un país de enemigos. Nunca fue así.

Chávez degradó totalmente las instituciones republicanas. Las repúblicas, que habían nacido para proteger los derechos individuales del abuso de los gobernantes, se transformó en lo contrario.

Chávez era un déspota no-ilustrado que hablaba incesantemente como un revolucionario feroz, mientras gobernaba a punta de corrupción y arbitrariedades.

Hizo lo que le dio la gana. Convirtió al poder legislativo en una mera caja de resonancia que le otorgaba sin tregua “leyes habilitantes” para gobernar por decreto.

Degradó el poder judicial anulando cualquier vestigio de imparcialidad. Cuando un juez se apartaba de los dictados de su gobierno, y sentenciaba de acuerdo con la ley, como le sucedió a la juez María Lourdes Afiuni, la condenaban a prisión, donde sus carceleros la violaron. Pero podía ser peor: al fiscal Danilo Anderson lo asesinaron. Lo prueba María Angélica Correa en su estupendo libro (A ese muchacho lo van a matar).

Chávez degradó la relación económica que debe existir entre la sociedad y el gobierno. Aplastó el ánimo emprendedor de los venezolanos. El gobierno ya no vive del esfuerzo de los ciudadanos. Es a la inversa.

En el país, suma y compendio de todos los errores y horrores asistencialistas-clientelistas, los ciudadanos esperan del Estado el alivio de sus penas. El gobierno los prefiere en la fila de la sopa boba para controlarlos mejor.

Chávez degradó la expresión de la soberanía entregándole la verdadera dirección y orientación del país a los hermanos Castro y a su servicio de inteligencia. Convirtió a Venezuela en una colonia cubana, a la que le pagaba trece mil millones de dólares anuales en diversos tipos de subsidio. Una vergüenza total.

Chávez degradó a las fuerzas armadas vinculándolas a las guerrillas de las FARC colombianas, condonando la aparición de narcogenerales, y armando unas fuerzas paramilitares de milicianos que pudieran ser la semilla de la guerra civil.

Chávez degradó la seguridad —el simple derecho a vivir de los ciudadanos—, permitiendo que las bandas de delincuentes armados hayan convertido a Caracas y a otras ciudades del país en auténticos mataderos: desde 1999, más de 150.000 venezolanos han sido asesinados impunemente por los malandros, como les llaman en Venezuela a estos violentos delincuentes.

Chávez degradó las relaciones internacionales de su país, alejándose de la Unión Europea, de EE.UU., de Israel, verdaderas democracias liberales en las que se respetan los derechos humanos, no se ahorca a los homosexuales y no se lapida a las adúlteras.

Prefirió acercarse al Irán de su hermano Ahmadineyad, a la Libia de su hermano Gadaffi, a la Bielorrusia de su hermano Aleksander Lukashenko, a la Corea del Norte de la repugnante dinastía fundada por Kim Il-sung. Le gustaba revolcar a los venezolanos en ese chiquero de tiranos ensangrentados.

Va a tomar mucho tiempo restañar esas heridas. Mucho.

CARLOS ALBERTO MONTANER ― EL CATO

Artículo de Firmas Press
© Todos los derechos reservados. Para mayor información dirigirse a: www.firmaspress.com