Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
La dolarización contra la corrupción. Jose Luis Cordeiro

Los sistemas de controles cambiarios son enormes caldos de cultivo para la corrupción.

Venezuela tiene actualmente la inflación más alta del mundo, a pesar de todos los controles gubernamentales que solo generan más corrupción, desabastecimiento y pobreza. Así que ha llegado el momento de plantear de nuevo la dolarización de la economía para sacar a la política, y a los políticos, del manejo monetario.

La dolarización elimina la discrecionalidad de un banco central típico para sustituirla por la disciplina monetaria. La situación es mucho peor en Venezuela donde el banco central no es independiente, sino totalmente politizado.

Sin embargo, la dolarización brinda transparencia, sencillez y predictibilidad para eliminar las posibilidades de corrupción en el área monetaria. Podría decirse que la dolarización representa el gobierno de la ley en vez del gobierno del rey con sus controles y corrupción.

El manejo monetario es un gran espacio abierto para la corrupción si se deja a la discreción de los políticos. Los sistemas de controles cambiarios son enormes caldos de cultivo para la aparición de la corrupción. En Venezuela, los casos de corrupción más grandes de toda la historia han estado relacionados con la política monetaria, comenzando con la nefasta experiencia de Recadi y luego con Cadivi.

Las personas que deciden la política monetaria manejan un enorme poder que se presta fácilmente a la corrupción, como ha ocurrido no sólo en Venezuela sino en muchos países vecinos.

El control político de la moneda siempre se presta a corruptelas de todo tipo. Pero más importante aún, la discrecionalidad monetaria es inmoral pues genera pobreza y divide en forma drástica las clases sociales. La inflación y la devaluación generan más desigualdades y hacen que los ricos se hagan más ricos y los pobres se hagan más pobres.

La inflación generada por las intervenciones monetarias es antidemocrática; se erige en el más perverso de los impuestos y afecta a toda la población. Mientras que los impuestos normales requieren discusión pública y aprobación legal, la inflación resulta de la impresión de dinero inorgánico, sin leyes, sin discusiones ni representantes. La inflación es un impuesto enmascarado, ilegal y regresivo.

La discrecionalidad monetaria no es una virtud sino un engaño, un abuso de autoridad y una violación de los derechos de los ciudadanos. La discrecionalidad monetaria es la antítesis de la transparencia monetaria. Sus consecuencias son terribles en el área política (corrupción), económica (pobreza), social (desigualdad) y ética (inmoralidad).

JOSE LUIS CORDEIRO | EL UNIVERSAL
www.cordeiro.org