Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
La historia se repite: Créditos Adicionales al Presupuesto Nacional

El pasado 24 de Febrero de 2015 se aprobó en la Asamblea Nacional 10 nuevos créditos adicionales — en adelante CrAd — por más de Bs. 48 mil millones. Los diversos destinos hacia los cuales se dirigirán estos créditos parecen válidos, sin embargo su sola existencia, a menos de un trimestre de haberse aprobado la Ley de Presupuesto Nacional y en un entorno de marcada contracción de ingresos, abre cuestionamientos sobre la planificación, sostenibilidad y eficiencia en el uso de los dineros públicos.

Se tienen de esta manera 6 CrAd dirigidos a diferentes entes ministeriales, de los cuales destacan el Ministerio del Poder Popular para la Energía Eléctrica (MPPEE) y el Ministerio del Poder Popular para Transporte Terrestre y Obras Públicas (MPPTTOP) por recibir los créditos con los montos más elevados: Bs. 27,9 mil millones y Bs. 17,9 mil millones, respectivamente. Los restantes cuatro son dirigidos al Gobierno del Distrito Capital por casi Bs. 400 millones, destinados entre otras cosas al acondicionamiento de la Plaza del ALBA en el Municipio Libertador y a la construcción de 50 canchas múltiples en diferentes parroquias de Caracas.

¿Cómo se financian estos proyectos?

La aprobación parlamentaria no especifica la forma en la cual se va a endeudar el Gobierno. En años anteriores, como en el 2014, el Gobierno subestimaba el precio de exportación del barril de petróleo, el tipo de cambio y la inflación anualizada en el presupuesto nacional, y así se generaban cuantiosos “ingresos petroleros extraordinarios”, los cuales se trasferían directamente al FONDEM y por su intermedio se financiaban numerosos programas. Amén de lo anterior, los créditos adicionales superaron el presupuesto nacional. Este esquema no podrá ser repetido este 2015, pues el panorama económico es preocupante: Los ingresos petroleros extraordinarios serán inexistentes, siendo que desde principios de año el petróleo se ha cotizado por debajo de lo presupuestado.

Proyectos inconclusos

Varios de los proyectos señalados como justificación de los CrAd no son proyectos nuevos, sino continuaciones de proyectos anteriores no concluidos. Esto evidencia importantes debilidades en lo que a eficacia, control de responsabilidades y eficiencia del uso de fondos de la nación respecta; lo que en última instancia deviene en un cuestionamiento ético en el manejo de la cosa pública. La situación es aún más grave en este entorno inflacionario puesto que cada vez que un proyecto se atrasa o no se culmina en la fecha establecida, dicho proyecto se encarece, por lo que debe asignársele mayor cantidad de recursos para volver a financiarlo. Asimismo, el costo de oportunidad de cualquiera de estos proyectos resulta altísimo para un país monoexportador con una industria interna prácticamente desmantelada. Así, además del mayor consumo de recursos económicos y de tiempo en la realización de cada proyecto, se impide su uso en el desarrollo de capacidades humanas y productivas, así como de arreglos institucionales que permitan el fomento productivo y por ende la posibilidad de combatir flagelos sociales como la pobreza y la inseguridad personal, que tienen en jaque a la nación.

Gilbert Barreto | observatorio gasto público
@Cedice  #CediceObserva