Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
La jugada de Santos. María Teresa Romero

La mejor jugada fue haberle otorgado a Venezuela el papel secundario, de “acompañante”
La riesgosa decisión de iniciar un nuevo diálogo de paz con las FARC le ha resultado ventajosa a Juan Manuel Santos, al menos por ahora. Las encuestas revelan que aunque hay sectores escépticos por los numerosos intentos fallidos del pasado, la mayoría de los colombianos lo respaldan y que sólo su anuncio hizo subir la alicaída imagen presidencial en 8 puntos. También la iniciativa cuenta con la buena acogida de la comunidad internacional. ¿Cómo no saludarla? Después de 40 años de guerra Colombia merece la paz, y cualquier esfuerzo para su logro es bienvenido. La paz colombiana sería beneficiosa para Venezuela, el continente y el mundo.

Además, hay que reconocer que el pragmático y astuto Presidente lo ha hecho bien. Por una parte, acalló las lógicas críticas y dudas garantizando que su gobierno seguirá realizando las operaciones militares en todo el territorio colombiano durante el proceso negociador. Ante la primera solicitud de la guerrilla de un cese al fuego, Santos la negó de inmediato. Esto refuerza su argumento en torno a que este nuevo intento se hace en el momento propicio, en el que las FARC están debilitadas.

Por otro lado, aunque vago en ciertos puntos, el pre-acuerdo marco es en general positivo y el equipo de negociadores nombrados por parte del gobierno son de primera línea; entre ellos dos generales retirados y un veterano negociador, el expresidente Humberto de la Calle. Fue una buena jugada no sólo haber incluido la participación de Chile y Noruega, que sirven como contrapesos a la hoy parcializada presencia de los gobiernos de Cuba y Venezuela, sino también haber recibido la ayuda de otros países. Santos aseguró que el gobierno estadounidense había estado al tanto y dado su apoyo desde el inicio de las conversaciones.

Pero la mejor fue haberle otorgado a Venezuela el papel secundario, de “acompañante”, no de garante ni mediador. Es obvio que Santos conoce bien el talante y afán protagónico y proselitista de su “mejor amigo” saliente y cómo utilizarlo a conveniencia.

Matero1955@hotmail.com
MARÍA TERESA ROMERO | EL UNIVERSAL
miércoles 12 de septiembre de 2012 12:00 AM