Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
La miniapertura petrolera. Orlando Ochoa P.

En los planes de la Faja también se aspira a que los socios minoritarios financien a la Pdvsa roja.

Pdvsa inició un proceso de miniapertura con las empresas mixtas que explotan yacimientos maduros y con las asociaciones para la explotación de la Faja del Orinoco; lo hace con vergüenza, negándolo, debido a su retórica cargada de ideología anacrónica y acusaciones de traición a la patria. La realidad, que también debe avergonzarlos, se viene imponiendo: Primero, la estatal petrolera tiene graves problemas financieros y pasivos por más de $142.000 millones, derivados del sobrecompromiso de sus recursos en planes políticos-internacionales-electorales, impuestos por Hugo Chávez y Rafael Ramírez. Segundo, los planes de las existentes empresas mixtas y asociaciones están plagados de dificultades por los incumplimientos de la Pdvsa roja. Tercero, las limitaciones gerenciales y operacionales de Pdvsa, amplificadas por gran corrupción, completan un círculo de restricciones que luego de años y docenas de cartas de intención firmadas hay material sólo para propaganda socialista, mientras la producción total de crudo cae.

La limitada entrega en divisas de Pdvsa al BCV y el financiamiento monetario del BCV a la estatal petrolera con balance en rojo (aunque KPMG obvia el asunto en su auditoría), causan más inflación y una crisis cambiaria. Esta situación y el rápido declive en la tradicional producción de crudos ligeros y medianos de Venezuela, obligó a la Pdvsa roja a asumir nuevos contratos con las empresas mixtas, para hacer cumplir los previos contratos; cada documento detalla pagos y obligaciones desde un fideicomiso, en más de 900 páginas. Además se titularizan en deuda formal los miles de millones de dólares tomados por Pdvsa durante años del flujo de caja de dichas empresas. Ahora parece que se dan cuenta del enorme daño causado y la miniapertura se hace sin un centavo y como una medida reactiva frenética para enfrentar las grandes dificultades. En los planes de la Faja también se aspira a que los socios minoritarios financien a la Pdvsa roja. Hay ya una modesta producción de crudos extrapesados; pero no existe ni la ingeniería conceptual de los proyectos de mejoradores de crudo extrapesado ni acuerdo sobre su localización luego de 14 años de charlatanería y propaganda. Qué poco brillo tiene el patriotismo socialista-chavista, urgido inescrupulosamente de masiva deuda pública para rodar la arruga.

ORLANDO OCHOA P. ― EL UNIVERSAL
@orlandoochoa
www.pensarenvenezuela.org.ve