Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
La muerte anunciada. Carlos H. Blohm

Nuestra moneda está muriendo y la economía está entrando en su peor crisis.

No es una novela, es la triste realidad. Desde 1876 hasta 1969 aproximadamente, el fuerte de cinco bolívares circuló libremente. Sus 23 emisiones hasta 1936 (de 25 gr. de plata y 37 mm de diámetro) eran respetadas como moneda de curso legal. Venezuela había sido ejemplar en el mundo en baja inflación. Los gobiernos respetaban los ahorros de los venezolanos. En 1970 empezó la muerte, ahora vertiginosa, de nuestra moneda. Una onza troy (31,1 gr.) de plata vale hoy casi veinte dólares. Nadie que sepa esto vendería un fuerte hoy por menos de Bs. 1.100 o sea Bs. 1,1 millones. ¿Qué quiere decir todo esto?

Los gobiernos de los últimos 44 años han emitido 220 mil veces más moneda de la necesaria para mantener su valor constante. Ha habido un arrebato de la propiedad de todos los tenedores del circulante. Significa una imposibilidad de proyectar para invertir y mantener el valor de los ahorros. ¿Qué devaluación anual hemos tenido?

Aún peor…

Las cifras sobre la moneda del fuerte significan alrededor de un 32% anual de devaluación en 44 años. En los últimos 15 años, usando la tasa de mercado, hemos pasado de $2 por Bs. a $0,0133 de hoy, por lo que se ha acelerado a 40% anual. Aún peor, en los últimos dos años, hemos caído de $0,10 por Bs., o sea a 174% anual, presagio de hiperinflación. ¿Cuáles son las verdaderas causas?

Este desastre para asalariados, pensionados y el pueblo en general, solo se puede parar equili-brando las cuentas fiscales que se financian en gran parte emitiendo moneda desaforadamente en el Banco Central. Este descontrol no tiene precedentes. ¿Podremos parar esta catástrofe?

Una moneda estable es parte esencial de las instituciones de un país próspero. Nuestra moneda está muriendo y la economía está entrando en su peor crisis; no se ahorra, ni se invierte, ni se crean empleos. Los estudiantes saben sacar muy bien estas cuentas y saben que ellos y el país no tienen futuro así. ¿Quién rescatará al bolívar?

CARLOS H. BLOHM | EL UNIVERSAL
@carlosblohm