Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
La neurosis étnica norteamericana. Carlos Alberto Montaner

FIRMASPRESS) The New York Times anuncia en primera página que en el año previo algo más de la mitad de los niños nacidos en Estados Unidos (el 50.4%) fueron no blancos. De ese porcentaje, el 26 eran hispanos (la mayor parte mexicanos), el 15 negros y el 4 asiáticos.

¿Por qué en primera página? Pura neurosis étnica. Miedo al que es diferente. Por lo mismo que hace unos años Sam Huntington causó un gran revuelo con la publicación de El reto hispano. Ese tipo de información causa una cierta ansiedad entre “los blancos”. Piensan que pierden el control y la dirección de la nación americana. Temen convertirse en una minoría.

El primer disparate es la clasificación. A los hispanos se les ordena por la lengua que hablan, o por la que se supone que hablen, independientemente del color de la piel. Un chileno de origen vasco o un guatemalteco cachiquel son hispanos, aunque la lengua del segundo no sea el español. A los negros, evidentemente, se les clasifica por la raza. A los asiáticos, por la geografía, trátese de un chino o un hindú.

Ignoro, por ejemplo, si un israelí-americano de origen sefardí es un asiático, un blanco o un hispano. Tampoco sé si ese brillante ingeniero venezolano llamado Rafael Reif, hijo de emigrantes judíos de Europa oriental, recién nombrado presidente de MIT, es hispano, blanco, o si tal vez el censo lo reconoce, simplemente, como maracucho.

El segundo disparate es de origen moral e ideológico. No hay nada más contrario a la naturaleza del estado norteamericano que clasificar a las personas por la raza, la cultura, o el género. No existe en la Constitución de Estados Unidos, ni en los 85 ensayos de El Federalista (donde Madison, Hamilton y Jay explicaron el alcance y significado del documento), la menor alusión a nada que no fueran las reglas y las instituciones por las que la nueva república se regiría.

La originalidad y la grandeza de Estados Unidos estuvo, precisamente, en eso: los padres fundadores inventaron el patriotismo constitucional. Un buen americano era aquel que se colocaba bajo la autoridad de la ley. No era necesario provenir de sangre británica u holandesa. Al principio, aunque proclamaban la igualdad de todas las personas, sólo incluían a los varones blancos propietarios, pero, poco a poco, fueron ampliándose los círculos de participación hasta agregar a las mujeres y los afroamericanos.

No obstante, es legítimo examinar, como hizo Huntington, la relación que pudiera existir entre etnia y desarrollo. Si el desempeño de una sociedad es el producto del trabajo y la cosmovisión de la corriente central o mainstreamque le da forma y sentido ¿no es acertado pensar que una masa étnica en la que predominan unos valores culturales diferentes puede modificar sustancialmente el resultado general de esa sociedad? En otras palabras, que si Estados Unidos se llena de turcos o de chinos la nación acabará comportándose como Turquía o China.

Depende. Más importante que la raza o la cultura son las reglas imperantes. Los hindúes, que en la India no lograban prosperar, son el grupo minoritario más exitoso y educado de Estados Unidos. Funcionan estupendamente dentro de las reglas norteamericanas. Lo mismo puede decirse de los judíos procedentes del mundo eslavo. En Europa eran muy pobres y atrasados. En Estados Unidos tuvieron un éxito extraordinario. Hay muchos ejemplos: griegos, libaneses, barbadenses, iraníes y toda una larga lista. Los hipotéticos turcos y chinos, educados en Estados Unidos, acabarán comportándose de manera diferente a como lo hacían en sus países de origen.

Lo que está ocurriendo en Estados Unidos es un fenómeno planetario, aunque sea mucho más visible en las democracias abiertas que en los estados totalitarios: vamos, lentamente hacia un saludable mestizaje. Pero lo importante no es tratar de mantener la imposible pureza étnica, sino preservar los rasgo culturales que permiten que las sociedades sean razonablemente prósperas y felices.

Estados Unidos se convirtió en la primera potencia del planeta por sus instituciones, por su estructura de valores, que incluía la meritocracia, por su capacidad para innovar, y por su sistema educativo. Todos esos factores combinados generaron un formidable aparato productivo. Lo que hay que hacer es potenciar la integración de los inmigrantes en el modo norteamericano de hacer las cosas. Eventualmente, desparecerá la neurosis étnica. Se confirmará que, como suponían los padres fundadores, todos los hombres son iguales. La clave está en las reglas que norman su comportamiento.