Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
La política y el fisco. Orlando Ochoa

Las instituciones fuertes reducen el comportamiento rentista y evitan el daño al crecimiento económico

Estudios recientes explican que una causa importante de la propensión a aumentar el gasto y empleo público en naciones en desarrollo dotadas de valiosos recursos naturales como el petróleo, es el “incentivo político” a usar los ingresos generados para tratar de influir en los resultados de las elecciones, o como un medio de conseguir apoyo popular en naciones donde prevalecen regímenes políticos no democráticos. Este incentivo político en democracia, hacia el clientelismo, tiene como resultado una propensión a la “ineficiente asignación de recursos en la economía” y al endeudamiento público más allá de los límites razonables. La documentación disponible sobre Nigeria, Argelia, Arabia Saudita y Venezuela, entre otros países, sobre políticas gubernamentales, programas de inversión pública y resultados económicos durante períodos de bonanza petrolera, le da sustento a la idea de las “fundaciones políticas” de las adversas distorsiones económicas en países con abundantes recursos naturales. Es en la política y calidad de las instituciones políticas y económicas donde se resuelve el problema de los excesos de gasto público y endeudamiento.

Hay nuevas investigaciones que indican que en las economías con abundancia de recursos naturales las “diferencias en la calidad de las instituciones” determinan buenos o malos resultados en el crecimiento económico. Los autores, sin embargo, enfatizan la importancia de examinar “la interacción entre el surgimiento de los recursos naturales y las instituciones” para así evaluar si, como afirman los economistas escandinavos, las instituciones fuertes reducen el comportamiento rentista y, por lo tanto, evitan el daño al crecimiento económico. Ese fue el caso de Venezuela con el surgimiento del petróleo con principal actividad económica a partir de 1925-28, con la previa reorganización del Ministerio de Hacienda por Román Cárdenas (1913-22). El resultado fue 50 años de orden fiscal y baja inflación. El actual gobierno nos ha llevado al otro extremo, el mayor desorden fiscal y récord de deuda pública sobre los $200.000 millones, con la más alta inflación de las economías emergentes. Rectificar en el futuro cercano lleva a aprender del pasado y de la experiencia internacional.

Twitter: @orlandoochoa

www.pensarenvenezuela.org.ve

ORLANDO OCHOA P. | EL UNIVERSAL
jueves 26 de julio de 2012 12:00 AM