Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
La presencia ineludible de Dios. Emeterio Gómez

¡¡Los seres humanos tenemos la posibilidad de separar nuestro Espíritu de nuestra Animalidad!!

En un magnífico ensayo, Nietzsche y la reconstrucción pragmática de la Filosofía, contenido en El regreso del Pragmatismo, Editorial Trotta, Germán Cano hace un fértil esfuerzo por asociar a Nietzsche con el Pragmatismo. Un magnífico análisis de hasta qué punto este autor consideraba al Ser Humano como un ente natural. Un tema crucial para quienes como yo, pensamos todo lo contrario. Un tema que, además, conecta con nuestra preocupación intelectual esencial: la Noción de Dios.

En un párrafo clave, citado por Cano, dice Nietzsche: “Cuando se habla de ‘humanidad’, se piensa en lo que ‘separa’… al hombre de la naturaleza. Pero tal separación no existe en realidad; las propiedades ‘naturales’ y las propiedades ‘humanas’ son inseparables. El hombre… es siempre una parte de la naturaleza y ostenta el doble carácter siniestro de aquélla. Sus cualidades terribles, consideradas generalmente como inhumanas, son quizás el más fecundo terreno en el que crecen todos aquellos impulsos… que componen lo que llamamos Humanidad” (Homers Wettkampf, La lucha de Homero).

Como es obvio ¡¡Nietzsche está profundamente equivocado!! Y decimos que “es obvio”, porque una de las tesis básicas del Ensayo de Cano es mostrar uno de los grandes méritos de Nietzsche. Que consiste, precisamente, en haber acabado con 2.500 años de Filosofía, al mostrar que no hay realidades ni verdades objetivas o científicas ¡¡cuando de la “Naturaleza Humana” se trata!! No hay ninguna realidad objetiva en la que se pueda constatar científicamente que no existe (¡¡o que sí existe!!) una separación radical entre Lo Humano y Lo Natural. Precisamente, repetimos, porque la Psiquis o la Conciencia Humana no es un objeto o un “Ser Dado”, factible de ser conocido. Porque en esa esfera, no es la Realidad sino la Conciencia -precisamente, la nietzscheana Voluntad de Poder- la que decide ¿Qué es el Ser?

Si usted, como Ser Humano absolutamente libre -y, sobre todo, estrictamente volitivo- impone que su condición espiritual se subsume o supedita a su condición natural, ¡¡que así sea!! Felicitaciones. Así será; esa será “su” Realidad. Y ningún filósofo podrá venir a decirle lo contrario. Igual si usted asume que su condición espiritual no se subsume o supedita a su condición natural. Aunque solo sea porque después de Nietzsche, Heidegger puso en evidencia que no hay ningún “Ser” (sino solo una “Pura posibilidad de Ser”) en cuanto a Lo Humano atañe. Si usted decide -e impone- que su Espíritu es separable de su condición animal y que, en alguna medida, usted puede imponerle su Espíritu a su Animalidad, también ¡¡que así sea!!

Toda una discusión -esta de la separabilidad o inseparabilidad entre Lo Humano y Lo Natural- que nos ayuda de manera poderosa a reflexionar sobre Dios; lo que realmente nos interesa de todo este rollo. Porque, en cierta forma, “Dios es”… esa maravillosa posibilidad, que sin duda tenemos, de que -por más que, también sin duda, nuestra condición espiritual venga de la Naturaleza, por más que se geste en ella, ¡¡por más que nuestra “Animalidad Consciente” sea infinitamente más aterradora que la de los simplones animales!! Por más que, tal como dice Nietzsche en el párrafo citado, los hombres “ostentemos el doble carácter siniestro de aquélla (de la naturaleza)”, por más que sea lo que sea… ¡¡los seres humanos tenemos la posibilidad de separar drásticamente, tan drásticamente como queramos, nuestro Espíritu de nuestra Animalidad!! Y, lo más importante, tenemos la posibilidad de imponerle aquél a ésta. Que es, exactamente, la Noción de Dios.

http://emeteriogomez.wordpress.com

EMETERIO GÓMEZ | EL UNIVERSAL
domingo 16 de septiembre de 2012 12:00 AM