Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
La propiedad es un robo. Marco T. Cicero

La vida, la libertad y la propiedad no existen por razón de leyes hechas por el hombre. Por el contrario, el hecho es que la vida, la libertad y la propiedad existen con anterioridad a aquello que hizo a los hombres hacer leyes por primera vez. — Frederic Bastiat

“La propiedad es un robo” era la consigna del líder anarquista francés, Proudhon, quien nunca entendió la gran función social de la propiedad privada, una institución milenaria la cual junto con la familia hizo progresar una enormidad a la humanidad, y produjo la civilización occidental. El Derecho romano está fundamentado en el respeto al derecho de propiedad. Cosa que un pseudo jurista como Escarrá no entiende, y simula no saberlo.

A la propiedad privada le han querido contraponer la propiedad pública, algo que es de todos, pero como nadie la cuida se destruye con facilidad. En los años cincuenta unos portugueses, vieron unos autobuses botados como chatarra, los rescataron y con ellos, crearon la Línea Paraíso Directo la cual servía todo el Paraíso, una zona de Caracas, cobrando un módico estipendio para el pasaje. Existe toda una historia de cómo han destruido flotas enteras de autobuses pertenecientes al municipio (gobierno local), basta solo citar los famosos Emtsa de los años sesenta. La Polar desde hace algún tiempo decidió venderles, con grandes facilidades, los camiones que transportan sus productos a los propios conductores, sin necesidad alguna de que algún gobierno dictara una disposición al respecto.
En el campo, el añejo proverbio: “el ojo del amo engorda al ganado”, encierra la gran verdad de cómo la institución de la propiedad, hace que se reproduzcan los bienes semovientes, y se mejoren las razas de ganado. Todas las reformas agrarias en América Latina han sido grandes fracasos, y han causado bajas en la producción de alimentos. Las fincas dirigidas por sus propios dueños gozan de una productividad envidiable.

En las ciudades, se sabe con prolijidad de detalles, que en los edificios donde la mayoría es propietaria, los bienes comunes se cuidan más: ascensores, patios, exteriores, etc. El gobierno “revolucionario” y populista, que rige al país hace más de quince años, además de expropiar fábricas, fincas, haciendas, y hasta una empresa de ferrys, ha llegado al extremo de no otorgarle la propiedad a los adjudicatarios de la Misión Vivienda; es decir solo tienen el derecho de uso; no se sabe si podrán dejarlos en herencia legítima a sus hijos, o a sus esposas. Con lo cual, se abre la posibilidad de que no cuiden las viviendas, porque no las van a disfrutar sus herederos, no siquiera las van a poder venderlas para mudarse a otras mejores. Es una trampa para los pobres, lo que se ha creado.
Increíblemente, la Constitución garantiza el derecho de propiedad, pero desde que empezó a gobernar Hugo Chávez seguido de Nicolás Maduro, se ha conculcado este derecho. Recientemente, el Ejecutivo Nacional, vía un acto administrativo, -ninguna Ley- ha resuelto que los que tengan un edificio alquilado y construido desde hace más de veinte años están obligados a venderlo a un precio vil a quienes viven alquilados en el mismo. Se está negando el carácter perpetuo que tiene el derecho de propiedad, porque obligan a alguien que tiene la posesión por un tiempo de veinte años a desprenderse de ella.

Ahora bien, el primer efecto, de esta disposición anti constitucional es que nadie de ahora en adelante se animará a alquilar un inmueble. ¿Qué otra cosa pasará entonces? Sencillamente, la paralización de la construcción de viviendas por parte del sector público. Así sucedió en Cuba con la reforma urbana, y hoy por hoy, la Habana luce como una ciudad devastada por un ciclón, puesto que ni siquiera existe la institución del condominio, la casi totalidad de los edificios está en pésimas condiciones.

Es interesante, cómo los que tienen el poder, si disfrutan de propiedades. Se sabe que las hijas del ex presidente Chávez, viven cómodamente en la Casona, disfrutando de la protección de un batallón de infantería, de mesoneros, cocineros, sin pagar alquiler por supuesto. El presidente de la República, hasta le ha prestado a Cuba su avión presidencial que es pagado por el contribuyente venezolano. También usufructa un avión el presidente de PDVSA y gran vicepresidente de la República para el área económica, y lo disfruta mejor que un millonario pues es PDVSA, propiedad del Estado venezolano, quien paga su mantenimiento. Los bancos del Estado en la gran mayoría de las veces, han sido quebrados a propósito en beneficios de los amigos de los dueños del poder, y sin embargo, se proclama al socialismo como el mejor sistema.

MARCO T. CICERO