Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
La reconstrucción. María Teresa Romero

Los recursos que dejarán los salientes serán escasos y comprometidos por décadas

En la medida que se acerca el 7-O, se hace más visible el tamaño del desafío de la reconstrucción nacional que tenemos por delante, si es que el actual Presidente y su gobierno destructor finalmente es sacado del poder por el pueblo como bien indica la verdadera encuesta nacional: la que se observa y se siente a diario en las calles de toda Venezuela. Será una tarea titánica, más aún si el chavismo que quede en la oposición se dedica a entorpecer al nuevo gobierno, conducta alto probable dado el talante demostrado en 14 años.

Como sabemos, los recursos financieros que dejarán los salientes serán escasos y comprometidos por varias décadas; mientras que las instituciones e infraestructuras en todas las áreas de gestión pública en una situación de debilidad alarmante. También el capital humano será precario. Además de la gran cantidad de venezolanos que sobreviven en la delincuencia y el desempleo, la masa trabajadora con que cuenta la República quedará en las peores condiciones, deprimida y empobrecida a fuerza del sometimiento por tantos años a un proceso de politización, desprofesionalización y populismo sin precedentes.

Ante esa escalofriante realidad, al nuevo gobierno no le queda otra que gobernar de verdad, con la sapiencia, cohesión, honestidad y paciencia política que tan escasamente hemos tenido en el transcurso de nuestra historia patria. La reserva moral y profesional con la que cuenta el país, pese a los tantos compatriotas que se han marchado a otros países en busca de trabajo y garantías a sus derechos humanos, debe ser la llamada a ejercer los cargos públicos de primer orden, no los inexpertos amigos y compañeros políticos por más que hayan aportado en esta ardua lucha democrática.

Sólo contando con los mejores cerebros y trabajadores expertos en su materia, es que se podrá llevar a cabo el proceso de reconstrucción. Hay esperanzas. Hasta ahora, Henrique Capriles ha demostrado esta sabia actitud en su gestión mirandina y en la elaboración de su plan de gobierno futuro.

Matero1955@hotmail.com

MARÍA TERESA ROMERO | EL UNIVERSAL
miércoles 29 de agosto de 2012 12:00 AM