Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
La respuesta al petróleo se encuentra en Austria. Fernando Tonelli

Con la intención fue promover la escritura como una herramienta indispensable para la expresión de las ideas y reforzar las habilidades de investigación y análisis, el Centro de Estudiantes de Economía de la Universidad Católica Andrés Bello realizó un concurso de escritura en el cual los alumnos de esta escuela debían elaborar ensayos académicos enfocados en su área de estudio. La pauta general de los trabajos fue que los textos que concursaron giraran en torno a la idea de “100 años de historia petrolera en Venezuela”. Los criterios utilizados para evaluar se centraron tanto en análisis económico como en los elementos formales del lenguaje. El jurado estuvo compuesto por los profesores Arnoldo Gabaldón, Igor Hernández, Daniel Lahoud, Mariela Mata y María Ara. A continuación presentamos La respuesta al petróleo se encuentra en Austria uno de los dos textos ganadores escrito por Fernando Tonelli.

El título de este escrito nos lleva a preguntarnos: ¿Qué puede hacer por nosotros un pequeño y tranquilo país alpino como Austria? Nuestro contexto actual nos hace pensar en países como China o EEUU en posibles aliados para solucionar nuestra problemática económica; pero, no es Austria el aliado que necesitamos, sino una serie de ideas económicas desarrolladas en dicho país durante el siglo pasado.

La escuela de pensamiento austríaca surge entre la Primera y Segunda Guerra Mundial en Viena a manos de Friedrich Von Hayek y Ludwig Von Mises; quienes proponían como tesis fundamental que “únicamente los individuos saben el valor de los bienes y únicamente el mercado puede coordinar eficientemente las preferencias de los mismos. Ningún gobierno puede tener más conocimiento que el mercado”[1]. Esto se puede interpretar como que el mercado sin intervención del gobierno es la manera más eficiente de organizar la actividad económica y por lo tanto éste debe de adoptar una doctrina laissez-faire para que los factores económicos se coordinen eficientemente entre sí.

En los últimos 40 años de historia petrolera en Venezuela podemos notar que se han realizado acciones y tomado medidas que van en un sentido totalmente contrario a los pensamientos austríacos de no intervención del Estado y de preferencia a la empresa privada. El punto que marca la total intervención del Estado en el sector petrolero es cuando éste asume la propiedad de las empresas petroleras en manos de propietarios privados con la nacionalización decretada el 29 de agosto de 1975. Este proceso se llevó a cabo “sin que el proceso implicara la incautación por parte del sector político, se trato más de un cambio de accionistas –las transnacionales extranjeras por el Estado venezolano- sin afectar la gerencia ni la organización administrativa”[2]; por lo cual se debería esperar que la eficacia en la operatividad del sector se mantuviese en un nivel cercano al que tenía. Sin embargo, lo ocurrido fue totalmente lo contrario. Se dio una baja en las cantidades de petróleo producidas anteriormente hasta lograr nuevamente una recuperación del nivel de producción en el año 1991 según lo contenido en el gráfico 1. Esto va en línea con los pensamientos de la escuela austríaca, los cuales establecen que el gobierno no está en la capacidad de ser empresario, es decir, que el gobierno no puede manejar empresas con la misma eficacia que el empresario privado, por lo que, tarde o temprano, las empresas propiedad del Estado serán menos rentables que las privadas.

grafico

La explicación de las razones detrás de dicha conclusión se dan en la siguiente paráfrasis del economista Murray Rothbard: Los promotores del gobierno empresario pueden establecer que el gobierno está en capacidad de manejar sus empresas como si fueran una empresa privada. Pero hay dos fallas en esta teoría. Primero, ser empresario privado significa poner en riesgo su propio dinero; los políticos y burócratas no arriesgan su dinero en las empresas públicas por lo cual no tienen incentivos para desarrollar emprendimiento. Segundo, la facilidad para obtener financiamiento gracias a los fondos recaudados por los impuestos causa distorsiones a nivel de la gerencia ya que en caso de necesidad se obtiene financiamiento muy fácilmente [4]

La intervención del Estado en el sector petrolero no sólo tuvo un impacto negativo en la producción de las empresas del sector sino que también causó una reducción en la inversión privada en la economía nacional; esto se ve en el estudio realizado por Luis Roberto Rodríguez en cual se nota que, posteriormente al año 1976, se da una reducción de la inversión privada, que a pesar del aumento de la inversión del gobierno, se tradujo en una reducción de la productividad [5]

La escuela austríaca también ofrece una explicación para esta relación inversa entre intervención del Estado e inversión privada en la economía: “La inversión privada se va a ver fuertemente restringida ya que inversores futuros van a anticipar las pérdidas causadas por el privilegiado competidor gubernamental (…) Y cuando una empresa propiedad del gobierno abre, generará miedo en las demás industrias de que éstas serán estatizadas o forzadas a competir injustamente con empresas del gobierno. Esto reprime la inversión privada a largo plazo”[6]

Las teorías ideadas en el siglo pasado por los economistas pertenecientes a la escuela de pensamiento austríaca dan explicación del origen de dos de las principales causas de la problemática económica que tenemos hoy en día: La poca productividad de la empresa petrolera, que causa una reducción de nuestros ingresos petroleros; y de la falta de inversión privada que impulse a la economía. El origen de estas causas es, según las teorías e ideas usadas en este ensayo, la fuerte intervención del Estado y la tendencia al Estado empresario que se ha observado desde la primera presidencia de Carlos Andrés Pérez.

Una vez determinado, mediante el análisis de las teorías anteriormente mencionadas, que el fuerte intervencionismo por parte del Estado puede ser el origen de varias causas de la problemática actual en Venezuela se propone como posible solución reducir el papel del Estado en materia petrolera. Esto se lograría mediante la apertura petrolera al sector privado, tanto nacional como internacional; de manera que se eliminaría el monopolio de PDVSA creando competencia. La privatización parcial o total de PDVSA, creando un entono petrolero similar al previo al de la nacionalización y reduciendo en el largo plazo el papel del Estado a un simple recaudador de impuestos mediante la aplicación de concesiones y/o regalías.

En los últimos años se ha satanizado la empresa privada como un ente que causa males a la población y que lo único que persigue es las ganancias; pero estas son puras falacias basadas en un discurso político alejado de la realidad económica. En el libro How Capitalism saved AmericaThomas Di Lorenzo dice: “Jhon D Rockefeller, Cornelius Vanderbilt (…) mejoraron las vidas de millones de consumidores, dieron trabajo a miles, crearon ciudades enteras, innovaron en técnicas de producción y donaron millones a la caridad”[7]. Estos son ejemplos de cómo la empresa privada puede generar progreso para una nación; para dar un ejemplo de Venezuela se puede ver como durante la presidencia de Medina Angarita se dieron grandes avances sociales y de infraestructura con la creación del seguro social, se inició la modernización de Venezuela, mejoras en el sistema educativo, entre otros logros de su gestión. Obras y acciones financiadas con recursos obtenidos de impuestos a las empresas privadas trasnacionales que operaban en nuestro país. La clave de su éxito fue el uso de los fondos, obtenidos de los impuestos a una creciente empresa privada, en obras y programas que mejoraran la calidad de vida de todos los venezolanos.

Los pensamientos generados por Hayek, Mises, entre otros; nos demuestran que el intervencionismo en el sector petrolero por parte del Estado durante los últimos 40 años nos ha causado la problemática actual. A lo largo de la historia se ha visto como la empresa privada y el intervencionismo mínimo del Estado ha impulsado países hacia el desarrollo y progreso, hasta hay ejemplos en la misma Venezuela de esto; por lo cual se debería de aprender de los hechos del pasado y proceder a una separación del estado de nuestra principal industria. En la mayor parte de los 100 años que llevamos de historia petrolera hemos ignorado estas teorías, queda como incógnita qué pasaría si escuchamos la respuesta que nos da Austria a nuestra problemática actual.

“A mayor regulaciones, controles, impuestos, empresas del Estado, proteccionismo y demás formas de intervención gubernamental que existan; más pobre será el país”
Thomas di Lorenzo [8]

Referencias bibliográficas:
1. Donald Marron. 30 second economics. (New York, Metro Books, 2010) pp 22
2. Elías Pino Iturrieta, et al. Historia mínima de Venezuela ( Caracas, Fundación de los trabajadores de Lagoven, 1993) pp 195
3. Ramón Espinasa. “El auge y el colapso de Pdvsa a los treinta años de la nacionalización” Revista Venezolana de economía y ciencias sociales v12 nº1
4. Murray Rothbard. “The Myth of Efficient Goverment Service” (2003)
5. Pedro Luis Rodríguez, Luis Roberto Rodríguez. El petróleo como instrumento del progreso (Caracas, Ediciones IESA, 2010)
6. Murray Rothbard. “The Myth of Efficient Goverment Service” (2003)
7. Thomas di Lorenzo “What They Won’t Tell You About Capitalism” (2005)
8. Thomas di Lorenzo “What They Won’t Tell You About Capitalism” (2005)

Este material es diseminado con el permiso de Fernando Tonelli y la ayuda de Prodavinci.