Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
La Revolución robada

Este año celebramos en México el Centenario de la Revolución Mexicana; pero nos preguntamos ¿cuál revolución?, por qué revolucionar implica hacer las cosas mejor que antes.

Por: Luis Pazos

En muchos sectores, como el campesino, la población vivió durante el siglo pasado igual o peor que antes de la revolución. Tampoco el siglo pasado se alcanzó el lema “Sufragio Efectivo, No Reelección”.

La Revolución Mexicana, al igual que la francesa y la rusa, fue robada. En Francia, un grupo de liberales, entre ellos sacerdotes de buena fe, buscaban terminar con el absolutismo y despotismo de los Luises, sin embargo, una minoría de radicales aprovechó el caos generado por la lucha por el poder de los “revolucionarios” para crear un régimen de los más sangrientos de que tiene conocimiento la Historia Universal. Al final, el absolutismo de los reyes se vio sustituido por el absolutismo del emperador Napoleón Bonaparte, cuyo ego llevó a los franceses a guerras absurdas que le costaron la vida a millones de franceses.

La Revolución Rusa se inicia con un grupo de liberales, entre ellos Kerenski, que buscaban implementar un régimen democrático; sin embargo, un grupo minoritario de radicales, los “bolcheviques” se apoderan del gobierno e instalaron un régimen que culmina con un dictador más sangriento, cruel y absolutista que los zares, Stalin. Millones de rusos mueren por las políticas agrarias y el despotismo de Stalin. La Revolución Rusa fue robada y aterrizó en un régimen que todo el siglo pasado mantuvo a ese país en el atraso.

En el caso de México, la revolución la inicia un liberal, Francisco I. Madero, que busca el “sufragio efectivo” y lucha por una democracia real en México, pero lo asesinan. Después viene una sanguinaria lucha por el poder entre “los revolucionarios”, que cuesta cientos de miles de vidas. Al final se roba la revolución un grupo que se instala en el poder durante siete décadas bajo las siglas de un partido, cuyas políticas agrarias y estatistas le cuestan a México la migración de más de 20 millones de mexicanos a los EUA.

La revolución mexicana, robada, como la francesa y la rusa, no debe ser excusa para perpetuar mitos que mantienen a millones de mexicanos en la miseria, pero son fuente de poder para los grupos que se ostentan como herederos de la “Revolución”.